Las cuatro brujas que aterrorizaron los campos de concentración

Las cuatro brujas que aterrorizaron los campos de concentración

2 de octubre del 2015

No solo los hombres fueron sádicos y sanguinarios con sus prisioneros durante la segunda Guerra Mundial. Varias mujeres fueron el terror de sus reos y las consecuencias y odios contra ellas aún es una realidad entre las víctimas. Lea también: La bruja que puso de rodillas a todo un pelotón.

Hace poco una mujer de 91 años fue acusada ante la fiscalía alemana de estar implicada en más de 250 asesinatos en el campo de exterminio de Auschwitz. Ella y otras más hacen parte de las mujeres más crueles durante el exterminio nazi en los campos de concentración. Ellas, por su crueldad, fueron llamadas las brujas nazis y llegaron a ser unos de los seres más temidos de la época. Lea también: La leyenda de la enfermera que mató a nazis con sexo.

Irma Grese, ‘El ángel de la muerte’

Era la supervisora de los campos de exterminio de Ravensbrück, Auschwitz y Bergen-Belsen. Por su comportamiento sádico y perverso la apodaron con los sobrenombres de la “Diabla rubia” y “Ángel de la muerte”. Lea también: La ‘guerra maldita’ que se libra en Colombia

Nació el 7 de octubre de 1923 en una familia pobre de campesinos alemanes. A los 15 años trató de convertirse en enfermera, pero abandonó la carrera prontamente. A los 19 ingresó a las SS, una unidad paramilitar especial al servicio del Partido Nacional Socialista. Lea también: Los peores experimentos ‘científicos’ de los nazis.

Un año más tarde, en 1943, se convirtió en la mandamás del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau.

Irma-Grese

Vestía botas altas y siempre tenía en su mano un látigo y al costado de la cintura una pistola. Elementos con los que demostraba su poder y su rudeza ante los prisioneros.

Grese tenía a su cargo a más de 30.000 prisioneras judías. Según sus víctimas asesinó con látigo a cientos de personas, torturó a niños, cometió abusos sexuales y permitió que perros hambrientos se lanzaran encima de las prisioneras para devorarlas vivas.

Fue capturada el 17 de abril 1945 por las tropas británicas. En noviembre del mismo año fue condenada a muerte y a la edad de 22 años, el 13 de diciembre, fue ahorcada.

Ilse Koch, ‘La bruja de Buchenwald’

Era la esposa del coronel de las Schutzstaffel alemanas (SS) y comandante del campo de concentración de Buchenwald Majdanek, Charles Koch, y fue apodada la “bruja Buchenwald”.

Nació el 22 de septiembre 1906 en Dresde, en medio de una familia de clase trabajadora. A los 26 años se unió a los nazis en la víspera de su llegada al poder.

En 1936 trabajó como secretaria en el campo de concentración de Sachsenhausen, allí conoció a Karl Koch y se casó con él, quien en un año más tarde fue nombrado comandante de Buchenwald y ella pasó a ser supervisora del campo.

Ilse-Koch

Según víctimas que lograron sobrevivir, Ilse Koch, mandaba a matar a los prisioneros tatuados para con su piel hacer toda clase de artículos como lámparas, guantes, bolsos y cubiertas de libros.

Fue detenida por el ejército de Estados Unidos en junio de 1945. Dos años más tarde, por crímenes contra prisioneros de campos de concentración, fue condenada a cadena perpetua. En septiembre de 1967 se suicidó ahorcándose en la celda de su prisión de Baviera Aichach.

María Mandel, ‘La Bestia’

Durante tres años dirigió la sección de mujeres de Auschwitz-Birkenau. Era fanática de la música.

Nació en Austria, en la ciudad de Myuntskirhen, el 10 de enero 1912. En 1930 María se une a los nazis y en 1938 entró al servicio de apoyo a las SS.

María-Mandel

Durante varios años se desempeñó como guardia en los campos de concentración de varias mujeres. En 1942 fue designada como jefe de la sección de mujeres del campo de Auschwitz-Birkenau. Este cargo lo ocupó durante tres años.

Su pasatiempo era escoger mujeres y niños para asesinarlos en la cámara de gas. En agosto de 1945 fue detenida por las tropas estadounidenses. En el juicio, que tuvo lugar a finales de 1947, Mandel se declaró culpable de la muerte de más de 500 mil mujeres y fue sentenciado a muerte. ‘La Bestia’ fue ahorcada en la prisión de Cracovia 24 de enero 1948.

Hermine Ryan-Braunsteiner, ‘La Yegua’ 

Fue comandante de la sección de mujeres Majdanek. Nació en Viena el 16 de julio de 1919.

Era una rubia de ojos azules que soñaba con ser enfermera, pero debido a la falta de dinero se vio obligada a abandonar sus sueños para ponerse a trabajar.

En 1938 se trasladó a Berlín, donde consiguió un trabajo en una fábrica de aviones “Heinkel”, años más tarde ingresó a las SS de Hitler.

Hermine-Ryan-Braunsteiner

La apodaron la ‘Yegua’ porque le gustaba patear a las reclusas del campamento, les quitaba los hijos y los asesinaba en la cámara de gas.

Con la llegada de las tropas soviéticas logró escapar a Viena donde fue detenida y llevada a juicio.

Fue acusada de haber participado en el asesinato de 200.000 personas. Debido a la falta de pruebas, el tribunal la consideró responsable por el asesinato de 80 personas, la complicidad en el asesinato de 102 niños y de ayudar en la muerte de 1.000 personas. Fue condenada a cadena perpetua.

En 1996 fue puesta en libertad debido a una grave enfermedad, diabetes, que la llevó a la amputación de su pierna. Murió en Bochum, Alemania 19 de abril 1999.