Caen ‘Las gatúbelas’, presuntas asaltantes, el terror de varios hombres

9 de marzo del 2015

Según las autoridades, estas hermanas robaron más de 80 apartamentos y 150 automotores.

Las gatubetas

Cuando los policías de la Sijin Bogotá llegaron a la residencia de las hermanas Yeraldin y Linda Garzón Pinto para capturarlas por los delitos de concierto para delinquir, porte ilegal de armas y hurto agravado, su única respuesta, ante la lectura de la orden de captura, fue llorar.

Lea también: La ladrona de apartamentos más ‘buenona’ de Bogotá.

Al parecer las pruebas, versiones de víctimas, videos de cámaras de seguridad y seguimientos, arrojaron elementos contundentes. El par de hermanas, conocidas con el alias de ‘Las gatúbelas’, fueran remitidas a la cárcel El Buen Pastor por el juez que presidió la audiencia en su contra.

Según las autoridades, la vida delictiva de estas jóvenes mujeres empezó hace varios años, colaborando con delincuentes transportando armas de fuego y drogas para cometer varios delitos. Hace unos dos años empezaron a participar activamente en los delitos. Empezaron robando vehículos y luego pasaron a utilizar su juventud y atributos fícsicos para hurtar apartamentos.

La policía dio a conocer que estas mujeres y sus banda delictiva se especializaron en robar camiones de acarreos.

Al parecer estas mujeres ubicaban los carros en la calle y con la versión de que eran mujeres golpeadas por sus esposos, que querían huir de su supuesto infierno, convencían a conductores de camiones y furgones para que les hicieran un trasteo de afán.

Las gatubetas

Los hombres caían en la trampa y minutos más tarde, cuando ya estaban abordo del carro, rumbo a recoger sus pertenencias, los cómplices o ellas mismas intimidaban al conductor con amas de fuego, le robaban el carro y lo abandonaban en lugares alejados. Los vehículos hurtados al parecer eran comercializados en el mercado negro de automotores y otros fueron sacados de la ciudad.

Lea también: La mujer acusada de estafar 2.000 millones de pesos en cinco departamentos.

Según las autoridades el robo de camiones lo hacían de lunes a jueves, ya que el fin de semana se dedicaban a otro tipo de hurto.

Sobre estas mujeres, según el comandante de la Policía de Bogotá, general Humberto Guatibonza, pesan más de 150 denuncias por hurto de automotores y más de 80 por el hurto a apartamentos.

Las mujeres, al parecer, aprovechaban sus atributos para el fin de semana engatusar hombres solitarios y con una buena posición económica que buscaban en sitios de rumba electrónica, donde es típico el consumo de sustancias alucinógenas como el poper.

Las investigaciones, que duraron más de seis meses, mostraron que el par de mujeres llegaban a los sitios de fiestas electrónicas y tras un vistazo por el lugar y un análisis de los clientes, se hacían amigas de aquellos sujetos que veían sin pareja y que luego de una corta charla determinaban que vivían solos y que además tenían una posición económica sobresaliente.

Tras ubicar a su presa las mujeres lo convencían de seguir la rumba en privado y en la residencia de ellos. Estando allá con el uso de la sustancia conocida como poper, que mezclaban con benzodiacepinas, medicamentos que afectan el sistema nervioso que actúan como sedantes o hipnóticos, dormían a los hombres y procedían a robarles todos los elementos de valor.

Lea también: Travesti le quitó 70 millones a su cliente en extorsiones.

Las mujeres fueron capturadas en una residencia del barrio Gustavo Restrepo, al sur de la ciudad, donde vivían con sus hijos y respectiva familia. Un hombre que al parecer también delinquía con ellas, fue detenido dentro de la misma investigación y por los mismos delitos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO