Conceden libertad a mafioso de la ‘Cosa Nostra’ siciliana

30 de marzo del 2019

Se trata de John ‘Sonny’ Franzese, exjefe de una de los cinco clanes criminales que controlaban New York.

Conceden libertad a mafioso de la ‘Cosa Nostra’ siciliana

La justicia federal de los Estados Unidos concedió libertad a uno de sus prisioneros más viejos. Se trata de John ‘Sonny’ Franzese, exmafioso de ‘La Cosa Nostra’, organización criminal italiana establecida a mediados del siglo XIX en diferentes barrios americanos.

La liberación de Franzese dio la vuelta al mundo a raíz de una entrevista publicada días después de abandonar la cárcel. En lo dicho por el expresidiario, relató el por qué de su captura y además, el significado de la lealtad que le costó 50 años tras los barrotes.

‘Sonny’, como era llamado en uno de los cinco clanes de ‘La Cosa Nostra’, fue líder de los Colombo. Este dominaba gran parte de territorio neoyorquino, junto a las familias de los Genovese, Bonanno, Luchese y Gambino. Estas pueden ilustrarse en películas como El Padrino o videojuegos como GTA.

En las polémicas declaraciones del exjefe de los Colombo, nacido en Nápoles, Italia, él mismo se catalogó como útil y de máxima seguridad para guardar graves secretos, de ahí que cooperara con las demás organizaciones sin preámbulo alguno y no aceptara pretensiones del gobierno para reducir su pena en cambio de entregar otros implicados en acciones criminales.

Su arresto se dio en 1967 por el asesinato de un hombre en Long Island. Sin embargo, después de esa fecha ostento libertad condicional en varias ocasiones y su coquetería con la ilegalidad lo hacía regresar a prisión.

Lo señalaron de extorsión, robo de bancos y así cumplió 93 años encerrado. Fue en el 2010 que logró caminar por la ciudad en medio del desgaste corporal que trae la vejez. Sin embargo, su hijo lo regresaría a la penitenciaria federal al radicar una investigación en su contra por extorsión en clubes de stripers.

“Me rompió el corazón”, mencionó John ‘Sonny’ Franzese al medio extadounidense sobre su progenitor, pues le tocó pagar una condena de siete años.

Para el exmafioso, los inocentes nunca sufrieron sus acciones y, si algo recuerda haber aprendido durante sus 50 años en la penal, fue a odiar al sistema de justicia y sus jueces, con quienes se reunirá en el “infierno”.

Ahora en sus 102 años, sufre una fractura en la cadera y necesita audífonos especiales para escuchar, quizá el ruido de sus antecedentes no le permitieron el silencio y la tranquilidad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO