Los hermanos del mal

23 de marzo del 2016

Cuatro parejas de hermanos atentaron en Boston, el semanario Charlie Hebdo, París y Bruselas.

Los hermanos del mal

Los atentados terroristas ejecutados por diferentes grupos de extremistas islámicos durante los últimos años han tenido una característica en común, en todos ha participado una pareja de hermanos: En la Maratón de Boston, el ataque al semanario Charlie Hebdo, los asaltos en París y las bombas en Bruselas.

El 15 de abril de 2013, cuando se realizaba la Maratón de Boston, dos hermanos de origen checheno, Tamerlán Tsarnaév, de 26 años, y Dzhojar Tsarnaév, de 19, hicieron detonar algunos artefactos explosivos que acabaron con la vida de tres personas y dejaron heridas a unas doscientas más.

Lea también: Tin Tin y el Niño Orinando, símbolos contra el terror en Bruselas.

Cuatro días después del atentado, los parientes fueron identificados por las autoridades y, tras asesinar a un agente de seguridad y herir a otro, emprendieron la huida por una carretera. Durante su intento de escape, hubo cruce de disparos e, incluso, lanzaron un artefacto explosivo contra los uniformados pero, al final, el mayor falleció y el menor fue se entregó horas más tarde. El 15 de mayo de 2015, Dzhojar fue sentenciado a muerte por este caso.

Dos años después, el 7 de enero de 2015, los hermanos Saïd Kouachi y Chérif Kouachi ingresaron fuertemente armados a las instalaciones del semanario satírico Charlie Hebdó, en París, disparando indiscriminadamente. En esa acción fallecieron 12 integrantes del medio y otros once resultaron heridos. Posteriormente, los individuos asesinaron a un oficial. Cinco muertos y once lesionados dejaron otras arremetidas vinculadas con este hecho.

El 9 de enero, tras atrincherarse en una empresa ubicada en la comuna de Dammartin en Goële, ubicada a unos 45 kilómetros al norte de la capital, los Kouachi fueron abatidos.

Ibrahim y Salah Abdeslam fueron los principales autores intelectuales de los ataques que dejaron más de 130 personas muertas y cerca de 400 heridas en la capital de Francia. El primero, además, se inmoló en la sala de conciertos Bataclán y el segundo emprendió la fuga, presuntamente, tras no poder ingresar al Estadio Saint Denis, donde ese día jugaban la selección local contra la alemana.

Después de esos hechos, Salah se convirtió en uno de los sujetos más buscados del ‘viejo continente’ hasta que, el pasado 18 de marzo, fue capturado en Bélgica.

Lea también: Capturan al cerebro de los atentados en París.

Finalmente, los hermanos Khalid e Ibrahim El Bakraoui participaron activamente en la detonación de los explosivos, este 22 de marzo en Bruselas. El primero detonó las bombas que portaba en el metro de Maelbeek y el segundo hizo lo propio en el Aeropuerto de Zaventem, en acciones que dejaron 34 muertos y decenas de lesionados.

No obstante, el primer antecedente de este siglo en el que dos jóvenes e hijos de los mismos padres participaron en ataques armados es el de Mohamed y Abdelkader Merah. Aunque el primero fue quien acribilló a tres militares, un judío adulto y tres niños entre el 11 y el 19 de marzo de 2012, este sujeto murió en un enfrentamiento con la Policía. Al otro día, las autoridades capturaron al segundo, a su madre y a la novia del atacante fallecido, a quienes acusan de ser cómplices de los asesinatos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO