Los más grandes magnicidas de la historia

5 de diciembre del 2013

Ellos asesinaron a Robert Kennedy, John Lennon, Martin Luther King Jr., Gianni Versace y otros.

John Lennon, Kienyke

El 5 de junio de 1968 un hombre llamado Sirhan Sirhan le disparó cuatro veces al Senador Robert “Bobby” Kennedy (uno de los hermanos menores del presidente John F. Kennedy) con un revólver calibre .22 cuando este acababa de terminar un discurso para sus seguidores y pasaba en ese momento por la cocina del Ambassador Hotel en la ciudad de Los Ángeles, California. Otras cinco personas también recibieron disparos, pero solo murió Kennedy, casi 26 horas más tarde en un hospital cercano, herido en la cabeza y la espalda.

Sirhan Bishara Sirhan, nacido en marzo de 1944 en Jerusalén, es un árabe cristiano de origen palestino que siempre se opuso a las políticas israelitas. “Mi única conexión con Robert Kennedy fue su exclusivo apoyo a Israel y su intención deliberada de enviar esos 50 bombarderos a Israel para, obviamente, herir a los palestinos”, dijo Sirhan, quien se encuentra preso con cadena perpetua en una cárcel de San Diego, California. Algunos expertos consideran que este asesinato fue el primer producto del conflicto árabe-israelí en el Medio Oriente.

Robert Kennedy

El 4 de abril de 1968, mientras Martin Luther King Jr. –activista de derechos humanos y líder del Movimiento de Derechos Civiles para la comunidad afroamericana en EE.UU.- se encontraba en el balcón de su habitación en el segundo piso del Lorraine Motel, en Memphis, Tennessee, un francotirador le disparó, desbaratando su quijada con una bala que entró por un cachete y continuó por su espina dorsal hasta el hombro. King murió en un hospital mientras se le realizaba una cirugía en el pecho.

Dos meses después de su muerte, autoridades del aeropuerto de Heathrow, en la ciudad de Londres, advirtieron que James Earl Ray llevaba dos pasaportes con nombres diferentes. Así descubrieron que tenía un pasaporte canadiense falso y evitaron que escapara del Reino Unido. Ray fue deportado de inmediato de vuelta a Tennessee, donde fue acusado del asesinado de Martin Luther King Jr. Pocos días después confesó haber matado al líder para evitar una pena de muerte que entonces era por electrocución y recibió 99 años de cárcel que se convirtieron en 100 cuando fue atrapado luego de escapar de la prisión con un grupo de reclusos. Con el tiempo Ray comenzó a decir que un tal “Raoul” lo había ayudado en el asesinato, sugiriendo así que se trataba de una conspiración. James Earl Ray era norteamericano y había servido en la Armada de su país.

Martin Luther King

John Wilkes Booth fue un reconocido actor de teatro de EE.UU. en el siglo 19. Era además un simpatizante de los Estados Confederados de América (los 11 estados que se separaron de EE.UU. a mediados del siglo 19) y abiertamente opuesto a los ideales del Presidente Abraham Lincoln de abolir la esclavitud en el país. Booth, junto con un grupo de conspiradores, primero planearon secuestrar a Lincoln, pero luego decidieron asesinarlo en un intento por revivir la causa Confederada. Cuando se enteró que el Presidente Lincoln estaría presente en la obra Our American Cousin en el Teatro Ford en Washington, D.C., un lugar que conocía bien pues había actuado ahí varias veces, llegó al lugar con la excusa de recoger su correo, que le enviaban al teatro, subió hasta el palco del presidente y su mujer y le disparó en la parte de atrás de la cabeza. El presidente murió muy temprano al día siguiente. Booth escapó a caballo y se escondió en un granero hasta que lo encontró un soldado de la Unión y lo mató.

Abraham Lincoln, Kienyke

Andrew Cunanan era un americano de origen filipino, un hombre muy inteligente que en algún momento comenzó a prostituirse con hombres mucho mayores que él mientras vivía en la ciudad de San Francisco. En el año 1997 y durante 3 meses Cunanan mató a al menos cinco personas, entre ellas el diseñador de modas y fundador de Gianni Versace S.P.A., Gianni Versace.

La primera víctima de Cunanan fue su amigo Jeffrey Trail. Luego mató a un arquitecto, un enfermero, un anciano y después se escondió durante dos meses en Miami Beach, Florida. El 15 de julio, cuando el diseñador Versace volvía a su casa de una caminata matutina, se encontró con Cunanan en las puertas de su mansión en Miami, quien lo mató de un disparo y huyó en un automóvil. Ocho días más tarde Cunanan se suicidó pegándose un tiro en la boca con la misma arma que usó para matar a dos de sus víctimas. Los motivos que lo llevaron a matar a estas cinco personas continúan siendo un misterio.

Gianni Versace, Kienyke

Mark David Chapman es un norteamericano de Fort Worth, Texas, a quien a principios de los años 70 le regalaron el libro El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger, con el que se obsesionó de tal forma que decidió vivir su vida personificando a Holden Caulfield, el protagonista de esta novela de ficción. Cuando estaba estudiando en la universidad comenzó a deprimirse y a tener pensamientos suicidas. Intentó matarse en una ocasión. Siendo fan de Los Beatles, otra de las obsesiones que desarrolló fue con John Lennon, obsesión que se convirtió en odio cuando al convertirse al cristianismo se indignó profundamente con Lennon a causa de sus palabras: “Somos más populares que Jesús”, lo que Chapman consideró una blasfemia. A partir de ahí comenzó, durante tres meses, a planear la muerte de Lennon.

Hacia finales del año 1980 Chapman viajó a Nueva York, donde se encontró con el también cantante James Taylor en una estación del subway. Taylor cuenta que Chapman lo empujó contra una pared y le advirtió que estaba buscando a Lennon, a quien se sabe que además odiaba porque era muy, muy rico y sin embargo cantaba sobre una vida sin posesiones materiales.

John Lennon, Kienyke

El 8 de diciembre del mismo año Chapman se dirigió hacia el edificio Dakota, donde vivían Lennon y Yoko Ono en el Upper West Side, en Manhattan. Conversó con varios fans y con los porteros del edificio. Esperó a John Lennon y cuando lo vio le pidió un autógrafo, hecho del cual existen fotografías. Lo dejó ir pero se quedó esperando hasta que volvió a su casa pasadas las diez de la noche. Lennon y Ono se bajaron de la limusina en la que viajaban y pasaron junto a Chapman, quien le disparó a Lennon 5 tiros en la espalda con un revolver especial calibre punto 38. Llevaba consigo una copia del libro El guardián entre el centeno, en el que escribió: “Esta es mi declaración”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO