Mal tratamiento estético acabó con la vida de transexual en Armenia

9 de abril del 2015

No era la primera vez que ‘Linda’ se inyectaba biopolímeros en el cuerpo.

Ricardo Andrés Plazas Lara

Ricardo Andrés Plazas tenía 24 años de edad y desde hace más de seis había salido de Mosquera, Cundinamarca, huyendo de las críticas por su condición sexual. Lea también: Biopolímeros: una tentación fatal.

El pasado lunes, tras haber estado cuatro días internada en la unidad de cuidados intensivos en el hospital San Juan de Dios de Armenia, falleció a causa de una complicación médica.

Según los doctores del centro asistencial, un paro respiratorio y otras complicaciones más fueron la causa de su muerte. Lea también: Seis cirugías estéticas lo llevan a la muerte.

Ricardo Andrés Plazas Lara Travesti

Ricardo Andrés, a quien conocían entre sus amigos transexuales con el sobrenombre de ‘Linda’, murió a causa de un mal procedimiento estético que se había practicado días anteriores, tal como lo dio a conocer el diario Crónica del Quindío.

Ricardo se había inyectado biopolímeros en los gluteos con el fin de agrandar aquella parte de su cuerpo.

En horas de la tarde del domingo, Ricardo ingresó al área de urgencias del centro asistencial y, debido a su deteriorado estado de salud, fue remitido de urgencias a la unidad de cuidados intensivos del hospital.

Antes de ingresar al hospital, según lo dice el diario de Armenia, el joven se comunicó con su madre, Judy Yanice Plazas Lara, quien aún vive en Mosquera, y le informó sobre su estado de salud y el tratamiento estético que se había practicado.

Ricardo Andrés Plazas 1

Según los familiares de ‘Linda’, esta no era la primer vez en que se inyectaba este tipo de sustancias en su cuerpo para obtener las curvas deseadas. Años atrás se había inyectado biopolímeros para aumentar el tamaño de sus senos. Lea también: Los estragos de las cirugías plásticas.

La madre de Ricardo indicó que aunque desconoce en dónde su hijo llevó a cabo el mal procedimiento estético que terminó con su vida, sí tiene conocimiento de que en anteriores oportunidades eran sus compañeros de trabajo quienes, entre ellos mismos, de forma rudimentaria se inyectaban las peligrosas sustancias en el cuerpo.

Según médicos especialistas, lo que ocurrió en el caso de Ricardo Andrés fue que la sustancia inyectada alcanzó una arteria y el aceite subió por dicho conducto hasta llegar a los pulmones, y desencadenar en el paro respiratorio que terminó con su vida.

Después de salir de su pueblo natal, Ricardo comenzó su transformación libremente en mujer. Viajó a Cartago,Valle del Cauca, donde tuvo problemas judiciales por hurto. Desde hace algunos días estaba radicado en Armenia, donde trabajaba como bailarina haciendo shows en un centro nocturno de la ciudad.

El cuerpo sin vida de Ricardo fue trasladado por sus familiares hasta el municipio cundinamarqués, donde fue llevado a cabo su sepelio.

Un tarro de biopolímeros se consigue desde 30 mil pesos y es una sustancia de fácil distribución ya que son de venta libre.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO