La falsa obra social que explotó por 60 años a niños mexicanos

17 de julio del 2014

‘Mamá Rosa’ regentaba este lugar que para muchos es sinónimo de horror.

Mama Rosa

“Son ya seis décadas y media de una vocación y apostolado de vida, surgido de la sensibilidad de una gran mujer que abrió su corazón y mente para atender una problemática social. Una mujer con un corazón tan grande como su voluntad, que creó con amor, generosidad y disciplina, una obra de trascendencia internacional: La Gran Familia de Mamá Rosa, ‘La Jefa'”.

Así  describía un perfil a  la mexicana Rosa del Carmen Verduzco, de 79 años, publicado en El sol de Zamora el 10 de mayo de 2011. En ese entonces, casi nadie se había percatado de lo que ocurría en el albergue ‘La Gran Familia de Mamá Rosa’, fundado en 1947  por Verduzco, para niños de la calle en la ciudad de Zamora, estado mexicano de Michoacán.

El centro prometía dar a sus beneficiados una mejor calidad de vida. pero en realidad era una suerte de centro de explotación.

‘Mamá Rosa’, quien recibió apoyo económico de políticos y empresarios por su “labor social”, obligaba a los niños a pedir limosna en la calle y luego los hacía dormir en el suelo, en medio de ratas y plagas, los alimentaba con comida descompuesta. Muchos fueron víctimas de constantes abusos sexuales.

Autoridades locales, como la alcaldesa de Zamora, Rosa Hilda Abascal, y hasta el exgobernador de Michoacán Leonel Godoy la han condecorado por su “obra”. La Gran Familia era una parada obligatoria para todos los candidatos locales durante sus aspiraciones políticas.

Mama Rosa

‘Mamá Rosa’ (izq.) junto a Rosa Hilda Abascal, alcaldesa de Zamora

En 1947, cuando tenía apenas 12 años, Verduzco comenzó a explotar a los niños que encontraba en la calle. Tiempo después construyó el albergue, que al principio se llamaba La Casa Hogar y luego lo llamó ‘La Gran Familia de Mamá Rosa’,  reveló El Excélsior de México.

En la década de los 70 ‘Mama Rosa’ constituyó su albergue en asociación civil para adaptación social de niños de la calle. A partir de ese momento empezó a recibir ayuda gubernamental para su casa hogar.

El poder de ‘Mama Rosa’

Pese a que el pasado martes 15 de julio la policía y el ejército mexicanos realizaron un allanamiento y encontró alrededor de 600 personas ( entre esos 180 adultos) que vivían en condiciones deplorables dentro del albergue,  las denuncias de violaciones a los derechos humanos en contra Mamá Rosa no comenzaron hasta ahora.

Mama Rosa

Debido a sus fuertes vínculos con la política local y la prensa, Verduzco logró burlar las denuncias en su contra por secuestro y retenciones ilegales, interpuestas por padres que no habían visto a sus hijos por varios años desde 1980.

En 2010 un artículo publicado en El Universal reveló el  prontuario sobre Verduzco y su polémico albergue. “Es, en realidad, un centro de detención para menores, quienes una vez ingresados no pueden abandonar las instalaciones sino al cumplir la mayoría de edad, aunque sean los propios padres quienes demanden su salida”, registró el medio. En ese momento la denuncia no tuvo impacto en la opinión pública.

Pese a que ‘Mama Rosa invitó en varias ocasiones a medios de comunicación a ‘La gran familia’, limitaba el acceso de los periodistas y solo los dejaba recorrer algunas áreas de las instalaciones. Los cuartos donde los niños dormían en el piso y hacinados quedaban fuera del alcance de las cámaras.

En muchos casos los niños no eran huérfanos, sino pertenecientes a familias de escasos recursos económicos. Bajo engaños eran internados con la promesa de mejoras en su calidad de vida. Sin embargo, Mamá Rosa  impedía que los padres volvieran a ver sus hijos, luego que fueran obligados a firmar un documento en el cual le otorgaban a Verduzco la custodia de los menores.

Martha Inés López Ramírez, una de las madres que denunció que su hijo era retenido en el albergue, afirmó que la primera vez que lo vio después de haberlo dejado allí tres años atrás “el niño tenía paperas y una fiebre muy alta”.

“Parecía que estaba dopado, ni siquiera reconoció a su papá. Además estaba golpeado. Nos han dicho que los niños incluso eran violados”, según  20 Minutos. Además la madre relató que Mamá Rosa exigía una fuerte suma de dinero como única forma para que los menores pudieran salir de ‘La gran familia’.

A otros padres les exigían una cuota mensual para la manutención de los niños, el dinero terminaba en el bolsillo de ‘Mamá Rosa’.

En YouTube se puede encontrar un video hecho en su honor, el cual la presenta como “una mujer que ha dedicado su vida a dar cariño, amor y cobijo a niños, jóvenes y adultos”.

[youtube width=”549″ height=”366″]https://www.youtube.com/watch?v=uScqtx6z4pc[/youtube]

Reacciones

Las reacciones no se han hecho esperar. En las redes sociales algunos detractores relatan sus vivencias en ‘La Gran Familia’, donde afirman que fueron vejados, sufrieron maltratos físicos y obligados a permanecer allí, incluso cuando eran adultos.

Cada vez se conocen más denuncias de padres y también testimonios de defensores de la polémica benefactora de Michacán.

Éver Víctor Román, de 20 años, quien estuvo en el albergue por varios años, contó al Excélsior que aprendió mucho de Mamá Rosa y desmiente todas las acusaciones en su contra. “Aprendí demasiado y valoro todo lo que pasó. Si te portas mal, obviamente te va mal. Pero como yo toda la vida hice bien, lo que me correspondía, me fue bien”, dice Román.

Para sustentar la presencia de los niños durante muchos años en el albergue, decía que “si nadie va a recogerte, no sales, le preocupaba qué iba a ser de ellos”, explica.

Sin embargo, los defensores de Mamá Rosa son mucho menos que los detractores. Otras personas cuentan que el albergue  en realidad era un negocio redondo: limosnas, ayudas gubernamentales, y de empresarios, venta de artesanías.

Ángel Verduzco, de 27 años, nació en el albergue, es hijo de dos jóvenes que también estaban en el lugar. Mamá Rosa lo registró como su hijo. “Yo ante la ley con mi papá y mi mamá somos hermanos, somos Verduzco Verduzco, y resulta que ellos tienen sus actas originales” con otros apellidos, relató. Para este joven  los 18 que  vivió en ‘La Gran Familia’  fueron un infierno en el que recibió palizas por intentar escaparse.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO