Marines de EEUU están en líos por fiesta con prostitutas en Bogotá

Foto: Shutterstock

Marines de EEUU están en líos por fiesta con prostitutas en Bogotá

27 de mayo del 2017

La que parecía una noche de diversión tras una conferencia de trabajo en Colombia, terminó por convertirse en un escándalo sexual para tres marines de EEUU.

Los hechos ocurrieron en febrero pasado pero hasta ahora se conocen, debido a la indagación que les abrieron en su país y que les podría acarrear “procedimientos administrativos o judiciales”.

La noche de fiesta de los marines de EEUU que terminó mal

Los involucrados son el coronel Roger T. McDuffie y los mayores Andrew L. Mueller y Mauricio Sáenz, que llegaron a Bogotá  no sin antes ser informados sobre “el peligro específico asociado con los nacionales locales que utilizan la droga escopolamina para incapacitar y robar a sus víctimas”, según describe el Miami Herald con base a un informe oficial al que tuvo acceso.

La idea de los militares estadounidenses era sostener una reunión con sus colegas colombianos. Todo marchaba bien, pero el último día, el viaje de cuatro días se opacó.

Después de beber unas copas en la casa de un uniformado que trabaja para la embajada norteamericana –con otros hombres más-, los tres marines de EEUU se trasladaron a un bar en el que conocieron a cuatro mujeres. Los ánimos se calentaron, tomaron aguardiente y decidieron seguir la fiesta en el sector de Galerías.

A eso de las 4:00 de la madrugada, se devolvieron en compañía de las mujeres al hotel en el que se hospedaban. Fueron drogados y posteriormente robados. Se llevaron sus computadores, efectivo y aparatos que pertenecen al Gobierno.

Los tres hombres, que son casados, resalta el medio norteamericano, fueron remitidos a un hospital el 4 febrero, por lo que terminaron perdiendo su vuelo de regreso a su país.

Cabe recordar que no es la primera vez que estalla un escándalo de este tipo. Días antes de que iniciara la Cumbre de las Américas en Cartagena, en 2012, agentes del servicio secreto también resultaron relacionados con prostitutas. En esa oportunidad el caso se hizo público porque Dania, una de las mujeres que estuvo con los norteamericanos, habló del tema y aseguró que no le pagaron lo que habían pactado.

A los marines de EEUU envueltos en este reciente escándalo, la noche de parranda en Colombia les podría salir cara. Podrían ser acusados de “conducta impropia de un oficial”. Por ahora ninguno de ellos se ha referido al incidente.