Mata a su madre a golpes para quedarse con la herencia

Mata a su madre a golpes para quedarse con la herencia

19 de mayo del 2017

Carmen Josefa Blanco tenía 85 años. Su victimario, o al menos el hombre que acusan de matarla, tiene 52. La relación entre uno y otro era de madre e hijo.

Dicen que el hijo de Carmén, quien trabajó toda su vida como enfermera, lo único que buscaba era quedarse con los bienes materiales de su señora madre y que este sería el motivo por el que le habría quitado la vida.

El dictamen que emitieron  los médicos indica que la señora Blanco murió a causa de brutales golpes que le propinó un tercero. Vecinos y familiares de la mujer que perdió la vida aseguran que el causante de los lamentables hechos fue su propio hijo, Jesús Pérez, a quien conocen como vigilante de profesión.

Al parecer en la clínica dónde Pérez llevó a su madre inconsciente, dijo que ella se había caído, pero los médicos confirmaron que ese no fue el motivo de la muerte de la mujer y por esa razón denunciaron el caso a la policía, que tomó cartas en el asunto y capturó al presunto asesino.

Las versiones de los vecinos de la mujer, quien vivía con el sujeto acusado del homicidio, declararon que en varias oportunidades que la escucharon gritar y pedir auxilio, mientras que también escuchaban fuertes ruidos que indicaban, al parecer, maltratos hacia la enfermera de 85 años.

Cuando los médicos confirmaron la muerte de la mujer, aseguran algunos medios locales, su hijo pidió que le entregaran el cadáver, porque al parecer pretendía cremarlo, pero la versión de los médicos, sobre la posible causa de muerte, logró que la policía llegara al lugar para iniciar las pesquisas.

Pérez está detenido su presunta responsabilidad en el fallecimiento de su mamá, mientras que las investigaciones avanzan para confirmar o desmentir lo que las distintos testigos afirman en contra del vigilante, que asegura ser inocente de lo que se le acusa.

Este lamentable hecho ocurrió en una residencia, ubicada cerca a la urbanización Kennedy, parroquia Macarao, al suroeste de Caracas, en Venezuela.