Mató a su hija de 15 meses porque un “gato negro se lo ordenó”

Mató a su hija de 15 meses porque un “gato negro se lo ordenó”

6 de septiembre del 2014

En Venezuela están consternados por un crimen cometido por una madre. Yulieth del Carmen Pereira, de 34 años, confesó que apuñaló y descuartizó a su hija de 15 meses. Luego abandonó sus restos detrás de un club deportivo en el sector Ujano, en el estado de Lara, al occidente del país.

Lo más sorprendente fue la explicación que dio la mujer para cometer el atroz asesinato. Dijo que “un gato negro me ordenó matarla. Quería sus ojos verdes”. Detalló que con sus propias manos la estranguló, le clavó un cuchillo en la nuca para decapitarla y después la desmembró poco a poco. “El gato la miraba mientras lo hacía. Me costó mucho arrancarle los brazos y las piernas”, reveló La Verdad.

Algunos vecinos del sector contaron que vieron por última vez a la pequeña en la mañana del pasado miércoles. A eso de las tres de la tarde, el mayor de los cuatro hijos de Pereira, de 12 años, le contó a una vecina que su madre decía que su hermanita había desaparecido.

Asesinato

Pereira abandonó los restos de su hija en medio de un basurero. 

Las autoridades interrogaron a la mujer, pero ella no pudo dar una explicación de cómo un bebé, que apenas había empezado a caminar, se salió de la casa sin que nadie notara nada. La comunidad comenzó a vigilar a la mujer y la capturaron cuando regresaba con un coche lleno de sangre de una zona enmontada. Llamaron a la Policía y la entregaron.

Pereira, quien se dedicaba a la venta de productos de belleza por catalogo,  tomó varias bolsas negras y transparentes, en unas colocó la cabeza y en las otras en cuerpo. Según La Prensa, las montó en el cochecito y caminó hasta la orilla de la quebrada de La Ruezga, allí se deshizo del cadáver, pero regresó a su casa con la carriola.

Luis Rodríguez, director de Policía de Lara, informó a ‘El Impulso’ que los uniformados interrogaron insistentemente a la mujer hasta que confesó haber sido ella quien asesinó a su hija. Cree que la mujer sufre de trastornos mentales o que estaba bajo efectos de algún narcótico. Agregó que esa hipótesis deberán confirmarla los médicos forenses.

Quienes la conocían comentaron que no trabajaba, vivía y sostenía a sus cuatro hijos con la colaboración que le daban las iglesias cercanas a su casa.

Vecinos del sector informaron que la mujer padece de problemas psicológicos y que incluso pasaba días “hablando con los gatos” de la zona. Algunos portales web reseñaron que la mujer indicó a la policía que un gato negro “le ordenó” matar a su niña, por lo que se presume que la mujer padece de trastornos mentales o estaba bajo los efectos de alguna droga.

Otras versiones

También trascendió que la mujer decidió acuchillar, degollar y luego botar en bolsas a su hija puesto que no tenía dinero para mantenerla.

Uno de los hijos de la mujer que confesó haber asesinado a su hija indicó que su mamá recibió la visita de un hombre, que al parecer, el sujeto no dejó de señalar a la bebé durante el encuentro, según reseña ‘El Impulso’.

El director del cuerpo policial del estado Lara, Luis Rodríguez, indicó que la mujer pretendió enterrar a su hija en el patio de la casa, pero decidió botarla al no poder cavar la fosa. La mujer fue llevada a la comisaría de Fundalara. Podría enfrentar una condena de hasta 20 años.

Aunque afirma que en ningún momento quiso quitarle la vida a su hija, no manifestó mayor arrepentimiento.