Mató a sus hijas para vengarse de su esposo

Mató a sus hijas para vengarse de su esposo

1 de Julio del 2016

En Estados Unidos la policía recibió la llamada de un hombre que puso en altavoz lo que sucedía en la mesa mientras cenaba con su esposa e hijas.

Lea También: Atropella a un hombre y conduce con el cuerpo incrustado en el parabrisas.

“Por favor no lo hagas. Son nuestras hijas. Haremos lo que quieras, te lo prometo”, gritaba el hombre antes de ver cómo como una de sus dos hijas era asesinada por una bala que iba directo a su entreceja.

Quizá le pueda interesar:  Un alemán se mata al tomarse una foto en Machupichu.

“Por favor no lo hagas, perdónanos. No apuntes con el arma a mi hermana”, decía la hermana mayor al ver a su madre apuntarle con una pistola automática a su pequeña hermana.

Christy Seats, esposa y madre de dos hijas vivía al sur de Estados Unidos, Houston, Texas. Había intentado suicidarse en tres ocasiones por razones depresivas con un consumo excesivo de alcohol y grandes dosis de medicamentos.

En la noche del pasado Jueves, la señora Seats había citado a sus hijas y a su futuro exmarido a la casa donde crecieron y se formaron como familia, esto con el fin de tener una reunión familiar que resultó en tragedia.

Ella guardaba un arma en su hogar con el fin de proteger a su familia, pero tiempo después la usaría para asesinar a tiro de gracia a su hija en la mesa de su casa.

Ambas hijas se graduaron con honores de sus respectivas escuelas, y una de ellas, la mayor, se casaría cinco días después si no hubiera sido asesinada por su madre.

Seats perdió el control de la situación, asesinó a su hija menor y mientras la mayor corría a la calle, buscando ayuda, le propinó un disparo por la espalda, dejándola tendida en mitad de la calle.

Una vez llegara la policía, apuntarían con sus armas directamente a Christy Seats, obligando a que dejara el arma en el suelo, pero ya que no hacía caso a las palabras de las autoridades y pretendía seguir disparando, murió a manos de la misma policía que recogería el cuerpo de sus hijas.

Su hija mayor, murió segundos antes de llegar al hospital, dentro de la ambulancia iría su padre que con lágrimas en sus ojos lloraba no solo su muerte sino que también el sueño de verla en el altar.

Su esposa era una defensora del porte de armas, siempre peleó por tener dicha libertad, la cual terminó con la muerte de sus dos hojas.

Ella era una mujer que usaba de manera excesiva las redes sociales. Su último mensaje en Facebook, fue “sorprendentes, hermosas, niñas inteligentes, amables y dulces. Las amo y valoro más de lo que se pueden imaginar”.