Mató a su papá con 17 puñaladas y luego quemó el cadáver

Mató a su papá con 17 puñaladas y luego quemó el cadáver

8 de Septiembre del 2015

El crimen ocurrió el 27 de marzo de este año en el municipio de Girón (Santander). Ese día Luis Fernando Pinto García, de 20 años, habría asesinado a su padre con 17 puñaladas, lo intentó desmembrar y luego lo incineró. La Sijin capturó al presunto asesino el pasado viernes.

Lea tambièn: En juego de ‘ruleta rusa’ así un joven mató a su mamá.

Según lo indicó el diario local Vanguardia, Pinto García dijo que su padre, identificado como Jesús María Pinto Anaya, de 53 años, era una persona demasiado violenta y que él era víctima constante de dicho maltrato.

Lea también: Mujer envenenó a su hijo para ganar la compasión de sus seguidores virtuales.

El acusado también indicó a las autoridades que el día de los hechos fue su padre quien, en estado de embriaguez, lo retó a pelear con cuchillos.

Lea también: ¿Por qué este hombre mató a su hija de tres años?

En la audiencia en su contra por el delito de homicidio, el joven dijo que basándose en películas y series policiales y de investigaciones criminalísticas intentó ocultar el cadáver de su padre y limpiar cada una de las huellas que dejó el atroz crimen.

El homicidio, según lo pudieron establecer los investigadores judiciales, se llevó a cabo en un apartamento de un conjunto residencial de Girón.

Incinero-a-su-padre-1

Tras limpiar la escena del delito, con agua y jabón, el hombre envolvió el cuerpo inerte de su padre, lo envolvió en sábanas y lo llevó en una camioneta hasta zona rural del municipio de Lebrija. Allí, de acuerdo a Vanguardia, quemó la ropa, los documentos y el teléfono del difunto.

Luego se trasladó hasta la vereda La Calera  y allí habría bajado el cadáver del carro y le roció gasolina para incinerarlo.

El cuerpo fue hallado al siguiente día por campesinos de la zona. Mientras en la morgue intentaban reconocer el cadáver incinerado, los familiares de la víctima lo buscaban extrañados por su desaparición.

El mismo presunto asesino, según la prensa, acosado por sus hermanos, fue quien colocó el denuncio de la desaparición de su padre.

Tras cinco meses de investigaciones, la Sijin logró obtener material probatorio que lograba indicar que Pinto García era el presunto homicida de su padre.

El hombre no aceptó los cargos en su contra, pero el juez que presidió la audiencia en su contra le dictó medida de aseguramiento y lo envió tras las rejas de la prisión por el delito de homicidio agravado.