Mauricio Millán pone contra las cuerdas a José Elías Melo

24 de enero del 2019

El sexto testigo de la Fiscalía dijo que Melo autorizaba pagos millonarios.

Mauricio Millán pone contra las cuerdas a José Elías Melo

captura

Luego de los testimonios de los tres exfuncionarios de Odebrecht, el viceministro Gabriel Ignacio García Morales y Enrique Ghisays, este jueves 24 de enero le llegó el turno al exgerente de gestión contractual de la Ruta del Sol II, Mauricio Millán, para declarar como el sexto testigo clave que ofreció la Fiscalía General en el proceso que se adelanta en contra del expresidente de Corficolombiana José Elías Melo Acosta, acusado de haber conocido los sobornos que pagó Odebrecht en el país.

Millán, quien fue director de Episol (una filial de Corficolombiana) mencionó que su papel dentro del Consorcio Constructor de la Ruta del Sol (Consol) fue acompañar en un principio la preparación de la oferta para la construcción de la obra y que mientras se definía, ayudó a analizar cuáles eran los recursos que se necesitaban para el proyecto.

Confesó que por “buen desempeño”, Corficolombiana le dio bonificaciones de 100 millones de pesos.

Dijo que la entidad pública que hizo la adjudicación en ese entonces fue el Instituto Nacional de Concesiones (INCO) y que el encargado fue el viceministro de Transporte Gabriel Ignacio García Morales, condenado por recibir una coima de 6,5 millones de dólares para que Odebrecht se llevara la licitación de la Ruta del Sol II.

Cuando el proyecto quedo en manos de Consol, Millán, en su actuación como gerente contractual, aclaró que una de sus funciones era firmar los giros junto con otros dos funcionarios de Odebrecht; y que estos a su vez eran autorizados por José Elías Melo Acosta.

“Yo no tenía una función de autoría ni de cumplimiento. En términos generales, me presentaban unos listados con los giros que se tenían que hacer y en algunos casos yo solicitaba los soportes contables para entender el origen de algunos pagos”, contó.

Confesó que en el 2010 hubo un pago que “le llamó la atención”, un giro millonario de un contrato celebrado entre Odebrecht y una empresa consultora extranjera que él no identificaba. “Me llamó la atención porque no sabía de esa empresa y el giro era de un monto importante, de 18 mil millones de pesos”.

El declarante manifestó que esto le generó inquietud y que por esa razón consultó con Melo Acosta, quien era la persona que manejaba la relación de sociedad con la multinacional brasileña y quien, según el testigo, “era la persona que tenía que resolver las diferencias entre Corficolombiana y Odebrecht”, así que esto le dio confianza de desembolsar el dinero.

“Al ver ese monto representativo yo seguí a consultarle a José Elías Melo. Él me dijo que ya había hablado con los directivos de Odebrecht y que había quedado todo claro, así que me indicó que procediera a hacer el giro”, explicó.

Millán aseguró que como gerente de administración de Consol autorizó más pagos a contratos similares como el que le generó inquietud y que de igual forma le preguntó a Elías Melo. Sin embargo, señaló que no tiene dentro de sus pruebas soportes escritos de esas consultas.

En la audiencia la defensa de José Elías Melo Acosta le preguntó a Millán si le constaba que el pago de los 18 mil millones de pesos era para un soborno, a lo que él contestó: “No”.

Mauricio Millán no dejó claro en cuántas transacciones se realizaron estos pagos, ni por qué entidad financiera, pero aseguró que el Consorcio tenía cuentas con el Banco de Bogotá, que hace parte del Grupo Aval.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO