Medicina Legal: Carlos Fabián Herrera murió por Clonazepam

Cortesia

Medicina Legal: Carlos Fabián Herrera murió por Clonazepam

12 de junio del 2017

En las últimas horas el Instituto Nacional de Medicina Legal dio a conocer la causa de la muerte del médico neurocirujano Carlos Fabián Herrera Merchán, la cual sería por la presencia en altas dosis de un medicamento antidepresivo.

Mediante un comunicado, Eduardo Valdés, director de Medicina Legal, anunció que las labores forenses que se adelantaban en el cuerpo del médico arrojaron los siguientes resultados:

“La causa de la muerte es violenta tipo homicidio. Se encontró en el cuerpo una mezcla de Clonazepam (medicamento psiquiátrico antidepresivo) con alcohol, lo que llevó a una depresión del sistema neurológico”.

De esta forma se logró establecer la verdadera causa de la muerte de Herrera. En un principio se creyó que se trataba de una sobredosis de escopolamina, pero finamente se detectó al Clonazepam como el causante de su muerte.

Herrera fue declarado desaparecido el pasado martes 29 de mayo, luego de haber sido visto por última vez saliendo de un reconocido bar en la llamada zona T de Bogotá, en la calle 85 con carrera 15.

De inmediato comenzaron las investigaciones. El cuerpo de Carlos Fabián Herrera fue encontrado el sábado 3 de junio en la calle 81 sur entre carreras 11 y 12, en la localidad de Usme, al sur de Bogotá. Estaba dentro de dos costales plásticos sin sus pertenencias.

A la fecha se desconocen los autores de este crimen, pero las autoridades manejan varias hipótesis. Una de ellas es que se trata de una banda delincuencial que opera en esta zona de gran afluencia, ya que cientos de personas llegan allí cada fin de semana.

Una de las mayores dificultades en la recopilación de pruebas es que donde fue arrojado el cuerpo todas las lamparas del alumbrado están destruidas.

Este lugar es aprovechado por los delicuentes para dejar a sus victimas. El mismo lugar fue donde la Policía encontró el cuerpo desmembrado de una mujer. En la investigación se estableció que la persona que reportó el cuerpo no dio su número real.