Militares condenados por tortura sexual a indígena

19 de junio del 2018

La directora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional para México y Centroamérica, Marcia Aguiluz, informó a nombre de varias organizaciones que una jueza en el estado de Guerrero, en México, emitió una sentencia que condenó a los militares Nemesio Sierra y Armando Pérez por los delitos de violación y tortura sexual contra […]

Militares condenados por tortura sexual a indígena

Foto: Wikimedia

La directora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional para México y Centroamérica, Marcia Aguiluz, informó a nombre de varias organizaciones que una jueza en el estado de Guerrero, en México, emitió una sentencia que condenó a los militares Nemesio Sierra y Armando Pérez por los delitos de violación y tortura sexual contra la indígena Me’pha, Valentina Rosendo Cantú.

Los militares fueron condenados a 19 años y cinco meses de prisión, y a pagar una reparación por el daño infringido sobre la mujer indígena.

“Esta es la primera vez que México cumple con su obligación de investigar, juzgar y sancionar a militares responsables de violaciones de derechos humanos a raíz de una sentencia del tribunal interamericano”, indicó Aguiluz en una conferencia de prensa.

Rosendo Cantú también dio una declaración ante los medios en la que afirmó que siempre dijo la verdad sobre lo que le sucedió el 16 de febrero de 2002, cuando tenía 17 años. “El Gobierno nunca me creyó, nunca me hizo caso. Desde el principio todos los funcionarios siempre se burlaban de mí. Hoy puedo demostrar que siembre dije la verdad y aquí estoy”, señaló Rosendo Cantú.

Los dos militares fueron condenados por los abusos perpetrados contra la indígena Me’pha, quien vivía en la comunidad de Barranca Bejuco en el municipio de Acatepec en el momento en que fue abusada, según sancionó la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en una sentencia emitida en agosto de 2010.

Valentina lavaba ese día ropa en una piedra, a orillas de un río de su municipio, cuando ocho militares que se encontraban en la zona la llamaron y le preguntaron por un presunto grupo guerrillero.

Diana Figueroa, integrante de la organización Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, que apoyó a Valentina en su denuncia, indicó que la indígena fue violada por dos de los ocho militares.

“Ella no hablaba español, apenas entendía lo que le decían y los militares en venganza o castigo la violaron”, aseveró Figueroa.

Valentina tuvo que salir de su comunidad porque algunos de sus miembros la rechazaron por considerar que su denuncia los ponía en riesgo ante los militares. No obstante, 16 años después, obtuvo justicia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO