Orgía entre tres hombres terminó en un asesinato

Orgía entre tres hombres terminó en un asesinato

12 de marzo del 2016

A Luca Varani, un joven de 23 años, lo mataron con sevicia. Le hundieron el cráneo a martillazos, lo ahogaron, torturaron y cuando estaba agonizando, le clavaron un cuchillo en el corazón. Su cuerpo sin vida duró al menos doce horas sobre el charco de sangre.

Lea también: La misteriosa muerte del activista de la JUCO en Soacha

Sus asesinos, Manuel Foffo de 30 años y Marco Prato de 29, durmieron esa noche en el mismo cuarto en el que perpetraron el asesinato.

¿Por qué lo hicieron? Por curiosidad. “Por saber que se sentía matar”, le dijo uno de los jovenes al fiscal del caso que estremece a Roma y a toda Italia, Riccardo Amoroso.

El crimen lo planearon en diciembre de 2015 durante una fiesta en la que la droga, el alcohol y el sexo entre homosexuales no escaseó. “Solo en droga se gastaron 1.800 euros, proporcionada por un traficante albanés”, reseña Abc de España.

Entre alucinaciones hablaron de la posibilidad de hacer un trío sexual y después de matar. “Para ver qué efecto hace la muerte”.

A Verani lo invitaron a la fiesta con la promesa de pagarle 150 euros. Prato, vestido de mujer, le abrió la puerta.Según conoció el fiscal, usaba tacones y esmalte rojo solo satisfacer los deseos de Foffo, quien no reconocía abiertamente su homosexualidad.

El climax de la orgía aceleró la sed de asesinar. Marco Prato cuenta: “Manuel estaba como enloquecido, me ha pedido que echara un fármaco en el vaso de Luca y cuando éste ha comenzado a sentirse mal, me pidió que lo asesinara, gritando: ‘Este cretino debe morir'”. Así fue.

Después, exhaustos por el sexo y la muerte se acostaron a dormir. “Al despertarse, Marco Prato se escondió en un hotel, escribió una carta e intentó suicidarse tomando un frasco de barbitúricos. Mientras tanto, Manuel Foffo contó todo a su padre, un conocido empresario de restauración y de seguros, quien denunció el delito. La policía llegó al hotel cuando Marco Prato, hijo de un profesor universitario, estaba aún vivo y pudieron salvarlo en un hospital”, dice Abc.

El diario español replica la forma como el fiscal del caso describió el crimen: “Fría ideación, planificación y ejecución de un homicidio brutal, precedido de sevicias y torturas, sin otro motivo que el de apagar un cruel deseo de maldad”.

Los asesinos, ambos pertenecientes a la burguesía romana, fueron enviados a la cárcel: “La modalidad espeluznante de su acción homicida, la brutalidad de los sufrimientos ocasionados a la víctima antes de asesinarla son índice de personalices perturbadas, privadas de sentimientos de piedad”.