Seis cirugías estéticas lo llevan a la muerte

Seis cirugías estéticas lo llevan a la muerte

2 de Noviembre del 2014

“Quiero verme bonito para diciembre”, fueron las palabras que Raúl Mazini les dijo a sus amigos de Bogotá. La belleza a la que este cubano se refería era únicamente física. Quería cambiar su fisionomía. Según él, estaba pasado de kilos. Ese era el principal cambio extremo que se quería hacer. Así lo dio a conocer una de sus amigas a KienyKe.com.

Raúl, un hombre de negocios, después de mucho pensarlo, tomó la decisión de operarse en Bogotá. Investigó y en el norte de la ciudad halló una clínica con alto prestigió y renombre. Al parecer ese centro de cirugía estética le ofreció los beneficios y la seguridad que estaba buscando para operarse.

Mazini, quien vivía en Miami, Estados Unidos, con su esposa y sus hijos, nunca le contó a su familia lo que pensaba hacer en Colombia. El cambio que tendría iba a ser una sorpresa para ellos. Los únicos que sabían de aquella operación eran sus amigos de Colombia, uno de los países donde mantenía negocios de ganadería.

Lea también: Su obsesión con la belleza le habría costado la vida.

Al parecer, según la amiga que habló con KienyKe.com y quien pidió mantener su nombre en reserva, Raúl en un comienzo solo pensaba quitarse algunos de los 142 kilogramos que pesaba, pero aprovechó su paso por el quirófano y la confianza que le generó el centro de estética para hacerse otros retoques. Los conocidos del cubano hablan de que él y su médico pactaron llevar a cabo seis intervenciones quirúrgicas, entre las que estaban, aparte de la liposucción, aumento de glúteos y retoque de papada. El costo total de las intervenciones fue de 28 millones de pesos.

El ganadero y comerciante llegó a Bogotá con ocho días de antelación a la cirugía, la cual se llevó a cabo el pasado 25 de octubre. Como era un sorpresa para su esposa y familia, Mazini no contó nada en su casa. Marisol Soto, su esposa, indicó que él había hablado en algunas oportunidades de quitarse kilos de encima pero nunca le contó que ya lo tenía planeado.

Raul Mazini

El comerciante ingresó a la sala de cirugía sobre las siete de la mañana del sábado. Según sus allegados, salió del quirófano sobre las cuatro de la tarde. Al parecer el equipo médico había quedado satisfecho con el trabajo realizado en el cuerpo del extranjero. Las versiones de los amigos de Raúl indican que al parecer, según los mismos cirujanos, él salió bien de las intervenciones, al punto que los médicos compararon su salud con la de un adolescente.

Lea también: Modelo fue asesinada y violada dentro de su carro.

El problema habría empezado un par de horas después de las cirugías. Al parecer en la sala de recuperación el cubano radicada en los Estados Unidos empezó a presentar complicaciones médicas. Los doctores de la clínica atendieron la emergencia, la cual se les habría salido de las manos, porque al cabo de unos minutos llamaron una ambulancia para que trasladaran a Raúl a un hospital.

“No entiendo, si la clínica El Country, vecina del lugar donde operaron a Raúl, queda a unos cuantos metros, no lo llevaron allá al verlo en mal estado. Esperaron casi dos horas una ambulancia, que terminó por trasladarlo a la Country. Eso es negligencia,”, dijo la amiga de Raúl.

Cuando Raúl ingresó a la Clínica estaba mal. Falleció minutos después. La clínica donde el hombre se operó, al parecer no ha dado mayores respuestas sobre el hecho. Autoridades empezaron a  adelantar investigaciones por lo ocurrido y por tal razón no han querido dar una versión de lo que pasó. KienyKe.com intentó en varias oportunidades hablar con representantes de la clínica estética pero fue imposible. El hombre que contestó el teléfono indicó en un principió que no podía pronunciarse al respecto y después dijo que en aquel lugar no había ocurrido algo similar a lo expuesto.

Lea también: Cirugías extremas para evadir la justicia.

Ante la muerte de Raúl sus amigos y cómplices del cambio físico tuvieron que llamar a Marisol a su casa de Miami y contarle que su esposo y el padre de sus tres hijos, de 12, 6 y 3 años, había fallecido en una clínica del norte de Bogotá. La mujer viajó desde Estados Unidos para reclamar el cadáver, el cual será repatriado y sepultado en Miami.

Marisol, ante los medios de comunicación de la capital colombiana contó que llegará hasta las últimas consecuencias para que la muerte de su esposo no se quede en la impunidad, ya que ella y los allegados del cubano creen que su muerte fue por negligencia del lugar donde lo operaron.