Asistió a una cita de Tinder y fue asesinada

17 de junio del 2018

Aubrey Trail y Bailey Boswell podrían recibir la pena de muerte por el caso

Asistió a una cita de Tinder y fue asesinada

@sydneyloofe

Recientemente comparecieron ante la corte del condado estadounidense de Saline, Illinois, Aubrey Trail y Bailey Boswell, quienes fueron acusados de haber asesinado a Sydney Loofe, desaparecida en noviembre de 2017 tras salir a una cita pactada en Tinder y que fue encontrada descuartizada en diciembre de ese año.

El hombre de 51 años y la mujer de 23 son acusados por asesinato en primer grado por no solo ultimar a Loofe, sino además deshacerse del cuerpo en bolsas en medio de un campo a 144 kilómetros de Lincoln, donde trabajaba y fue vista por última vez la joven.

Lincoln Police Department.

Según las pruebas dentro de la investigación, Sydney Loofe habría conocido a Boswell en la famosa aplicación de Tinder y el 17 de noviembre tenían pactada una cita de la cual nunca volvió.

La misma investigación determinò que ambos, Trail y Boswell, habrían premeditado el asesinato y acabaron estrangulando a la víctima con un cable hasta causarle la muerte.

Sin embargo, Trail afirmó que todo hacía parte de una fantasía sexual entre él y la otra persona sindicada, aunque en principio no esperaban que la joven muriera, según declaró ante medios locales, pidió para sí mismo la pena de muerte por el hecho.

El asesinato de Sydney Loofe

El expediente abierto por la justicia estadounidense muestra como Loofe y Boswell se contactaron a través de la aplicación para citas el 11 de noviembre noviembre de 2017, intercambiaron más de 100 mensajes y a los pocos días se vieron por primera vez, pero pactaron otro encuentro el día 16 del mismo mes.

La desaparición de Sydney Loofe fue reportada por su madre, quien al ver su auto estacionado en su casa decidió reportar el hecho a las autoridades que posteriormente descubrieron que la última conversación entre ambas fue el 15 de noviembre, a pocas horas de su cita y el asesinato de la joven.

Durante las primeras observaciones, las autoridades policiales determinaron que la joven había usado su celular por última vez en un edificio ubicado en Wilber, una localidad a 64 kilómetros de su residencia.

El propietario del edificio manifestó a las autoridades que el 16 de noviembre, el día que se determinó la muerte de Loofe, detectó un fuerte olor a lejía –líquido corrosivo usado para limpiar superficies- en el sótano.

Al revisar el lugar, los agentes descubrieron que todo el apartamento había sido limpiado. En ese momento, los dos sindicados ya eran requeridos por las autoridades en la investigación del hecho.

Pese a que huyeron por varios condados, finalmente fueron aprehendidos en Missouri el 30 de noviembre de 2017 y trasladados a un centro de reclusión en Nebraska.

Aunque las autoridades intentaron encontrar conexiones sospechosas en los teléfonos celulares de los detenidos, solo hasta el 4 de diciembre del mismo año se encontraron los restos de Sydney Loofe en medio del campo, desmembrada en bolsas de basura.

Entre las pruebas que la policía ha presentado contra los dos sindicados se encuentra el video de una tienda de utensilios donde el hombre y la mujer habrían comprado las herramientas que posteriormente utilizarían para desmembrar a Loofe.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO