Corte mantuvo condena a mujer que lanzó niña desde edificio

8 de marzo del 2019

Desestimó uno a uno los argumentos de la defensa.

Corte mantuvo condena a mujer que lanzó niña desde edificio

Ante la petición de Alejandra Salazar de revisar la condena que la obligaba a pagar 35 años de prisión por haber lanzado a una niña desde el piso 18 de un edificio en Medellín, la Corte Suprema sostuvo en la determinación juzgada tenía los elementos suficientes y que no había motivo para tumbar el fallo emitido.

En la sentencia proferida por el Juzgado Primero Penal del Circuito de Medellín, el 22 de agosto de 2013, el tribunal dejó en firme que Salazar era responsable de homicidio agravado debido a que los testimonios recolectados y el peritaje técnico permitían afirmar esa situación. Sin embargo, la defensa presentó un recurso de casación a la sentencia ante el Tribunal Superior de Medellín, el 2 de junio de 2016, criticando algunos argumentos. La Corte los desestimó uno por uno.

Valentín Morales, fue el único testigo directo de la caída de la niña de seis años que se encontraba en compañía de Salazar. El testigo aseguró en su declaración que había alcanzado a ver a una mujer en el apartamento del que se había precipitado la infante y enunció que la pequeña había hecho un movimiento de “caída libre”.

En la casación la defensa señaló que ese testimonio no podía ser válido dado que el personaje no había podido dar una ubicación certera de la niña y no le era posible saber si la niña había sido empujada. De la misma forma, dijeron que él no podía ni asegurar ni descartar lo que había pasado. Como respuesta, la Fiscalía y la familia de la víctima reiteraron en que este no era el único elemento que pesaba en contra de la condenada.

Un bombero y un médico que habían alcanzado a hablar con la niña antes de que quedara inconsciente aseguraron que ella les dijo que estaba jugando con la novia de su papá. Ante esto, la defensa dijo que sí era cierto que su defendida estaba jugando con la niña, pero no podía ser culpada por eso porque no constituía un crimen en sí mismo.

Sin embargo, los testimonios de otras personas que también habían tenido la oportunidad de hablar con la niña, entre los que se encontraban un patrullero y un vigilante, habían dicho que ella sí les había dicho que había sido empujada. 

Una de las evidencias que más pesaron en contra de Salazar, y que fue reiterada en contra de la defensa es que la capturada, después de que la infante cayera, salió del apartamento, tomó el ascensor y se fue de la unidad residencial sin contarle a nadie lo que había pasado y sin acudir a socorrerla. Hecho que la defensa admitió, pero criticó como evidencia, aunque la Corte lo aprobó nuevamente.

Finalmente, el último dato que fue revalidado por la Corte fue la distancia a la que cayó la niña del edificio, pues quedó a más de tres metros del muro, cuando dicen, si hubiera caído sin impulso su cuerpo hubiera quedado más cerca. A pesar de que la defensa sostuvo que no se habían hecho los peritajes correspondientes.

Así las cosas, todos los argumentos siguieron  en pie y los 35 años de condena se mantuvieron en firme.

Deportes Tolima vs Atlético Paranaense

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO