Llamó para reportar un delito y la policía la mató

18 de julio del 2017

Se investigan los hechos para saber si hubo una confusión por parte de los uniformados.

Llamó para reportar un delito y la policía la mató

Justine Ruszczyk, de 40 años, llamó al 911 la noche del sábado para reportar una posible agresión sexual en un callejón cerca de su casa, pero uno de los policías que atendió la emergencia le disparó hasta matarla.

Los dos agentes de policia de Minneapolis, fueron identificados como Mohamed Noor y Matthew Harrity y tenían cámaras en sus uniformes, pero no estaban encendidas cuando ocurrió el incidente.

Justine murió a las 11:51 pm por una herida de bala en el abdomen.

La alcaldesa de Minneapolis, Betsy Hodges informó que los agentes respondieron a la emergencia un poco antes de las 11 de la noche y en este momento están haciendo todo lo posible para esclarecer los hechos. “El Departamento de Seguridad Pública de Minnesota está ahora a cargo del caso. La Oficina de Aprehensión Criminal del Departamento dijo que las autoridades están en la primera fase de la investigación y están “trabajando para saber más de lo que ocurrió”.

“Como alcaldesa de nuestra ciudad, como esposa y como abuela, me duele el corazón y estoy profundamente afectada por lo que ocurrió anoche. Todavía hay muchas preguntas sobre lo que pasó y aunque la investigación está aún en etapa preliminar, le pedí a la Oficina de Aprehensión Criminal que difunda toda la información que pueda, tan pronto como pueda hacerlo”. conluyó Hodges.

Mohamed Noor, fue el policía responsable del crimen y a través de su abogado, Thomas Plunkett, envió un mensaje de condolencias a la familia de Justine. “El oficial Mohamed Noor extiende sus condolencias a la familia y a cualquier otra persona que haya sido afectada por este evento, él toma en serio su pérdida y los mantiene en sus pensamientos diarios y oraciones”.

“El ambiente actual para la policía es difícil, pero el oficial Noor acepta esto como parte de su labor y nos gustaría decir más y lo hará en el futuro”, dijo el comunicado. “En este momento, sin embargo, hay varias investigaciones en curso y el oficial Noor quiere respetar la privacidad de la familia y pide lo mismo a cambio durante este difícil período”.

Por ahora la falta de información ha mantenido en vilo a las autoridades y a la familia de la víctima. Justine  vivía con su prometido en el momento de su muerte y estaban planeando en casarse en agosto.

La mujer tenía doble ciudadanía estadounidense y australiana. El Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio del país dijo que está proporcionando asistencia consular a la familia de Ruszczyk.

“Este es un momento muy difícil para la familia Ruszczyk, están tratando de aceptar esta tragedia y entender por qué ha ocurrido”, dijo la familia en un comunicado.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO