Tenía rabia y mató a su exmarido con un cuchillo en plena calle

3 de febrero del 2016

Polémica: un juez la dejó en libertad.

Tenía rabia y mató a su exmarido con un  cuchillo en plena calle

Fueron 20 puñaladas las que le quitaron la vida a Cesar Enrique Fajardo. La victimaria fue la mujer con la que compartió muchos años de vida, su exesposa. Los hechos ocurrieron la semana pasada en la localidad de Usme, al sur de Bogotá.

Lea también: La enfermera que por amor envenenó a su hija.

Cuentan que la mujer realizó una fiesta en su residencia, en el barrio El Cortijo de Usme, y que allá llegó César Enrique. Al parecer la reunión transcurrió sin problema alguno por varias horas, hasta que los comensales se excedieron con el alcohol.

Lea también: La cita de amor que terminó en un asesinato.

En la madrugada que acompañó la noche de la rumba, los sonidos  de fiesta se transformaron en exclamaciones de odio.

Lea también: Mujer mató a su pareja por celos en Bogotá.

El sonar de los gritos entre Fajardo y su expareja superaron el volumen de la música. La fiesta terminó y en su lugar se dio inicio a una historia trágica que muchos de los presentes, entre ellos la anfitriona, tal vez quisieran no recordar.

Narran que Fajardo, un hincha acérrimo del Santa Fe, y su exesposa se trenzaron en una discusión demasiado fuerte, que a los pocos minutos se trasladó del interior de la casa a las afueras.

Los protagonistas de la pelea, en alto estado de embriaguez, intercambiaron insultos. Antes de salir a la calle la mujer de 32 años había tomado un cuchillo de su casa.

En medio de la trifulca, dicen que ella le recriminó al hombre, entre otras, por haberse sobrepasado con sus hijos y al parecer cegada por la rabia desenfundó el arma y la hundió 20 veces en el cuerpo del hombre.

Fajardo fue trasladado por una ambulancia a un centro médico cercano pero a los pocos minutos de haber llegado falleció.

La atacante huyó de la escena pero unos minutos más tarde fue capturada por la policía. Aunque fue acusada por algunos testigos, se declaró inocente y, por no haber sido detenida en flagrancia, fue dejada en libertad por un juez de la República.

Familiares de la víctima fatal indicaron estar indignados por la decisión del jurista y esperan que en medio del proceso judicial la mujer sea capturada y pague con cárcel por el asesinato que habría cometido.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO