Niña muere por “guerra del centavo” en Bogotá

Niña muere por “guerra del centavo” en Bogotá

17 de junio del 2014

*Las fotografías de la menor de edad se publican con autorización de sus padres.

La llamada “guerra del centavo”, que no es otra cosa que una batalla, metro a metro, por un pasajero, dejó en Bogotá su última víctima: una niña de 16 años. Según sus familiares, Angie Paola Peña, que cursaba noveno grado en un colegio de Ciudad Bolívar, al sur de Bogotá, murió a causa de la irresponsabilidad del conductor de un colectivo de servicio público.

Angie, tras  el accidente, permaneció nueve días en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital El Tunal. Falleció el sábado 14 de junio, el mismo día que salía de vacaciones de su colegio. Luis Peña, padre de la menor, en medio de su intenso dolor y agonía, con pruebas como el croquis que le entregaron las autoridades de tránsito, indicó que el colectivo dejó a su pequeña hija a más de dos metros de distancia del andén.

“Según dicen las personas que vieron las cosas, cuando Angie se iba a bajar el conductor aceleró y ella cayó al suelo… Al parecer, también dicen testigos, el hombre se quería escapar al ver que la niña estaba en el suelo, pero dos estudiantes del colegió donde ella estudiaba se lo impidieron”, le contó a KienyKe.com Luis Peña.

Croquis Angie Paola Peña

El cróquis entregado por las autoridades.

El pasado 6 de junio, como todos los días de la vida de Angie, su mamá la acompañó al bus para ir al colegio. Ellos viven en el barrio Fátima y la niña estudiaba en Sierra Morena (Ciudad Bolívar). El tiempo que ella demoraba desde que se subía al transporte hasta el colegio no superaba los 15 minutos. Esa mañana Angie, según su madre, abordó el colectivo a las 6:25. Media hora más tarde el teléfono de la casa sonó. Contesto la mamá. Una señora le dijo que su hija acababa de tener un accidente frente al colegio.

A don Luis le contaron algunos testigos que iban dentro del colectivo que Angie timbró y que el vehículo, bajó la velocidad y abrió la puerta. En ese momento la estudiante, según distintas versiones, bajó el escalón del colectivo para salir, pero el conductor, sin darse cuenta que la menor aún no se había bajado, volvió a acelerar. Fue en ese momento que Angie, debido a la fuerza de la aceleración, salió del colectivo y cayó violentamente al pavimento.

Antes de que los familiares de la niña llegaran al lugar del accidente, los paramédicos de una ambulancia de la Secretaría de Salud ya la habían atendido. “Llegué y mi hija estaba dentro de la ambulancia. Su cabeza sangraba. Le estaban prestando los primeros auxilios. Estaba inconsciente. Salimos de urgencias para el hospital El Tunal.

Papá Angie Paola Peña

Luis, padre de Angie Paola.

El dictamen médico indicó que la niña presentó trauma craneoencefálico severo y trauma de tórax. Estaba grave. No respondía. No volvió a hablar. “En el hospital, cuando la estaban entubando, me miró y con sus sus ojos quería decirme algo. Le cogí la mano y me la apretó fuerte, tan fuerte que me aruñó y se desgonzó, desde ahí ella no volvió a despertar”, indicó el padre.

Según los familiares de Angie, el conductor del colectivo ni siquiera se bajó a mirar lo que había pasado. “Fue un grosero con nosotros. No quería ni siquiera prestar los documentos para hacer los trámites de ingreso al hospital… Decía, entre otras cosas, que no pagaría nada, que para eso el carro estaba asegurado y era el seguro el que respondía…pero la vida de mi hija no la me la paga nada”, dijo don Luis.

La familia Peña le dio poder a un abogado para que inicie una demanda en contra del conductor y de la empresa donde está afiliado el colectivo, Cotranskennedy, según precisó el padre de la niña. “Lo único que queremos es que se haga un poquito de justicia. Ese hombre nos dañó la vida. Nunca seremos los mismos de antes.”