Nuevo modo de estafa: Pilas con el sobrino que llama a pedir plata

31 de enero del 2015

Las llamadas son hechas desde distintas cárceles

Estafas carcel

Si usted llega a recibir una llamada de un supuesto sobrino solicitándole ayuda y dinero para salir de un apuro, esté alerta, se puede tratar de la nueva modalidad de estafa.

Lea también, Las peores estafas que circulan por las redes sociales.

Kienyke.com constató que en varias poblaciones de Cundinamarca se han hecho esta clase de llamadas, con el fin de estafar a personas en su mayoría señoras mayores de cuarenta años, y quien las hace, se inventa una historia convincente con un problema, cuya única solución es el giro de dinero.

También lea, Buscaban empleo en cruceros y fueron estafados.

En todos los casos la llamada la hace un supuesto sobrino de la potencial víctima, y el discurso es siempre el mismo, se identifica como el familiar preferido sin dar nombres y posteriormente usan dos historias similares.

La primera es que iba en un automóvil con un amigo y los paró la Policía en un retén, pero al ser requisados encontraron un revólver sin salvoconducto, y para salir del problema debe entregar dinero en efectivo para que los dejen ir y no los judicialicen por porte ilegal de armas.

La segunda es similar, pero en lugar del revólver que les encontraron, dicen que el conductor iba en estado de alicoramiento, por lo que si no le entregan la plata a los uniformados que los condujeron, los judicializarán.

Cualquiera que sea la historia, y para que suene más convincente, el que hace la llamada, pasa al teléfono a un supuesto oficial de la Policía, quien directamente pide el dinero so pena de encarcelarlo.

Kienyke.com conoció que varios habitantes de poblaciones del occidente de Cundinamarca han girado entre 200 y 300 mil pesos, y el dinero ha sido retirado en Neiva y Bogotá. De igual manera, este medio de comunicación intentó comunicarse con el número de teléfono que deja la persona que va retirar el dinero consignado, pero suena apagado.

Falsificaciones

Asimismo, hay otra modalidad de estafa que consiste en un mensaje de texto que revela que hay un camión con un trasteo que se moviliza hacia Cúcuta, y la persona que lo contrató fue requerida por las autoridades por lo que el trasteo siguió su recorrido sólo.

El mensaje de texto continúa diciendo que al interior del camión hay una suma de casi 300 mil dólares ocultos y da el número de teléfono del conductor del camión, sugiriendo a la persona que le llegó el mensaje llamarlo para que le lleve el trasteo. Sin embargo, el supuesto conductor del camión pide el giro de un millón y medio de pesos para llevarlo.

Kienyke.com habló con el director del Gaula de la Policía en Cundinamarca, el mayor Fernando Murillo, quien reveló que las llamadas se hacen desde distintas cárceles del país, y las personas que reciben el dinero de los giros son familiares de los reclusos u otras personas que se prestan para retirar la plata, muchas veces con cédulas falsas.

“La estafa ha venido sufriendo una transformación, la gente que estafa se hacen pasar como funcionarios de la Policía o el Ejército Nacional, y dicen que tienen capturado un sobrino por un porte ilegal de armas. Este supuesto funcionario manifiesta que necesita dinero para dejarlo en libertad y no judicializarlo, pero la mayoría de estas llamadas las hacen desde las cárceles, como la Picaleña de Ibagué, la de Palogordo en Girón, Santander y la de La Dorada, Caldas”, dijo el oficial.

Según dijo el comandante del Gaula de la Policía en Cundinamarca, “en muchos casos estos sujetos se hacen pasar como integrantes de las autodefensas, de la guerrilla o de bandas criminales para intimidar a la persona. Siempre piden consignaciones de montos no muy grandes para que la persona pueda girar en un término corto de tiempo, pero también a veces piden uniformes, botas, drogas contra la lesmaniasis y también tarjetas prepago para recargar.  Estos sujetos tienen una impresionante capacidad de convencimiento y para ellos es muy lucrativo que sólo mediante llamadas hagan crecer su empresa criminal”.

Mayor Fernando Murillo

El mayor de la Policía indicó además que el error de las víctimas de estafas es pagar porque creen que así se quitan de encima el problema. “Estos internos en las cárceles al llamar ya tienen claro que la persona paga y colabora con montos que van hasta el millón de pesos. Entonces, en la próxima llamada ya no le van a pedir un millón de pesos, sino cinco”, expresó.

El oficial indicó que ya está tras la pista de los autores de estas llamadas de estafa, y explicó a qué se exponen. “En el caso de los internos hacemos una imputación, donde se agravan sus antecedentes penales. Las personas que se encuentran recibiendo estos giros están involucrados también con la economía criminal, y también se les judicializa por extorsión sin ningún problema”, indicó.

Fernando Murillo manifestó que esta modalidad de estafa se está registrando en todo el país, se efectúa con un directorio en mano, y “estos sujetos no saben a quién llaman o a quién le envían el mensaje”.

De otro lado, el uniformado señaló que está creciendo una nueva modalidad de estafa para propietarios o administradores de locales comerciales. “Los sujetos llaman días antes y se hacen pasar como funcionarios de empresas públicas, preguntan por los datos personales del propietario del establecimiento y dicen que hay un error en el sistema, una inconsistencia, por lo que tienen que actualizar los datos para poder generar la factura del agua, teléfono o energía. Cuando los sujetos llaman al propietario, hablan con datos en mano, se hacen pasar por miembros de una banda delincuencial y lo extorsionan”, dijo.

Por último, el funcionario recordó que a través de la línea 165 se reciben toda clase de denuncias extorsivas o de estafa y se brinda orientación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO