La ciudad que se convirtió en la capital del narcotráfico en Sudamérica

La ciudad que se convirtió en la capital del narcotráfico en Sudamérica

20 de Marzo del 2017

Pedro Juan Caballero, una pequeña ciudad ubicada al noreste de Paraguay, cuenta con 100.000 habitantes aproximadamente y comparte frontera terrestre con Brasil. Es una ciudad  con un alto atractivo turístico y comercial. Por ello, la gran mayoría de sus pobladores hablan tres idiomas: español, guaraní (lengua nativa de Paraguay) y portugués.

Sin embargo, no todo es color de rosa en la pequeña ciudad paraguaya, ya que en los últimos años se ha desatado una gran ola de violencia por el control del narcotráfico, entre capos brasileños y paraguayos. La Avenida Dr. Francia sirve de corredor para el transporte de marihuana, cocaína y armamento entre ambos países, los controles realizados por las autoridades parecen ser insuficientes.

El Congreso Nacional paraguayo, ha mostrado su preocupación por los altos indices de narcotráfico que se presentan en Pedro Juan Caballero. Según las cifras que maneja esa entidad, el 50% de la población vive de la actividad ilícita. Esta es una problemática que se viene presentando hace más de 20 años, pero hasta ahora el continente esta centrando su atención en aquel lugar.

Pedro Juan Caballero

Tráfico de drogas y armamento

Los altos indices de desempleo y la baja tasa de escolaridad, son los generadores de que gran parte de la población de Pedro Juan Caballero se esté inclinando  para trabajar en actividades relacionadas con el narcotráfico. En 2002 había 40.000 hectáreas de cannabis, pero actualmente se dice que la cifra se duplica, convirtiendo a la región en el mayor productor de marihuana.

En cuanto al tema de armamento, las cosas no son muy distintas, ya que según denuncian las autoridades, brasileños y paraguayos buscan cualquier forma de transportar armas de un país a otro sin levantar sospechas de las autoridades. Además, en algunos casos este transporte se realiza con complicidad de las mismas autoridades.

Guerra entre bandas dedicadas al narcotráfico

Según informes de las autoridades gubernamentales, es común ver que sicarios movilizados en motocicletas pasen de un país a otro con mucha facilidad, por esto la tasa de homicidios en los últimos años ha ido en aumento. Según las cifras manejadas en Paraguay, cada 24 horas se presenta un hecho violento relacionado con el narcotráfico en Pedro Juan Caballero.

En junio del año anterior, mientras se movilizaba en una camioneta de gama alta, fue asesinado Jorge Rafaat Tounami conocido como ‘Sadam’. Recibió varios impactos de bala en su cuerpo, lo cual encendió las alarmas de las autoridades por la guerra del control de narcotráfico que se empezó a vivir en la zona.

Días antes de su muerte, los habitantes de Pedro Juan Caballero denunciaron que ‘Sadam’ se movilizaba con total libertad en Paraguay, a pesar de que en Brasil tenía orden de captura. En el país guaraní no se le había podido comprobar ningún delito, al contrario, era reconocido como un importante empresario y tenía una estrecha relación con autoridades de ambos países que le permitían cruzar la frontera sin problema alguno.

El pasado 14 de marzo murió Ronny Chimenes Pavao, hermano del reconocido narcotraficante brasileño Jarvis Pavao conocido con el alias de ‘El barón de la droga’, quien actualmente se encuentra en prisión. Desde su sitio de reclusión, juró que el asesinato de su hermano no iba a quedar impune.

Las bandas que operan y se disputan dicho territorio son el Primeiro Comando da Capital (PCC) y el Comando Vermelho, quienes no dudan en asesinar a quienes sean un impedimento para llevar a cabo sus actividades ilícitas, las cuales día a día buscan expandir por toda Sudamérica.

El fiscal brasileño Vladimir Aras mostró su preocupación por el crecimiento de estos grupos, ya que se dice que tienen presencia en Brasil, Paraguay, Argentina, Bolivia, Perú y Colombia. De hecho, sobre este país, el fiscal señaló que algunos disidentes de las Farc se estarían desplazando al Amazonas para empezar a trabajar con estas organizaciones brasileñas dedicadas al narcotráfico.

Las autoridades norteamericanas ya advirtieron sobre los riesgos de dejar crecer estos grupos al margen de la ley. La DEA anunció colaboración con las autoridades de los distintos países de la zona, para evitar que el narcotráfico se apodere de la región.