Más de cien asesinatos y desaparecidos en cárcel Modelo de Bogotá

Más de cien asesinatos y desaparecidos en cárcel Modelo de Bogotá

17 de febrero del 2016

Una escabrosa historia de crimen y sangre se vivió en las cárceles de Colombia: miles de personas fueron torturadas, asesinadas y mutiladas de manera sistemática tras los muros de importantes prisiones del país.

Una de las prácticas más recurrentes era picar los cuerpos de las víctimas. Un guarda de La Picota contó en exclusiva para Red+Noticias detalles de esta historia. Según el centinela los hechos ocurrieron en el año 2000 cuando el Estado perdió el control de las cárceles y en ellas se hacían este tipo de torturas, producto de vendetas entre guerrilleros y paramilitares.

Según la denuncia, los muertos pudieron ascender a mil, y solo en La Modelo las víctimas serían cien.

El guarda recordó que las casas de pique fueron una práctica frecuente en esa época y que se extiende hasta hoy en ciudades como Buenaventura.

Lea también: Confesiones de un asesino de las ‘casas de pique’ de Buenaventura

“A los internos los torturaban, mataban y picaban en los lavaderos y luego los tiraban por las tuberías. Eso sí los cortaban bien chiquitos con machetes y hachas para que las tuberías no se taparan, eso era como cortando carne o picando hueso en la carnicería”, declaró la fuente al canal privado de noticias.

El hacinamiento, según la fuente, facilitó esta temible práctica. “Literalmente puedo decir que los patios de las cárceles parecían perreras o marraneras, todos con todos. Por ejemplo habían días que llegaban grupos hasta de 100 personas enviadas de las URI de la Fiscalía y a todos los metían sin ningún registro, por eso cuando los mataban y picaban era muy difícil notar su ausencia”.

Según el centinela el cuerpo de guardas no tuvo nada que ver con estos crímenes. Los hechos, dice, ocurrieron a sus espaldas, pues el predominio de guerrilleros y paramilitares en las cárceles era tal, que los efectivos del Inpec no tuvieron conocimiento de estas atrocidades.

Estas prácticas macabras, según el guarda, desaparecieron de las cárceles cuando el Estado retomó buena parte del control de los centros carcelarios. “Eso no es un secreto para nadie, pero debo aclarar que eso sucedió antes de que el Gobierno y el Inpec tomaran el control de las cárceles. Cuando mataron toda esa gente la corrupción era muy grande, tanto que casi todos los internos portaban armas de fuego o cualquier elemento con el que pudieran hacer daño…”, dijo el centinela a Red+Noticias.

La Fiscalía General de Nación anunció este miércoles que abrió una investigación sobre este hecho para profundizar y encontrar más datos. En una rueda de prensa funcionarios de la entidad corroboraron la declaración del centinela.

En dicha comparecencia a los medios la Directora de Articulación de Fiscalías Especializadas, Katerina Hyeck, calificó el hecho como un “fenómeno oscuro” y dijo que las víctimas no solo eran presos sino familiares de reclusos y otras personas que entraban a las cárceles.

La Agencia de Noticias RPTV cubrió esta rueda de prensa: