Dos policías capturados hurto y conservación de estupefacientes

Dos policías capturados hurto y conservación de estupefacientes

26 de septiembre del 2017

Se realizó la captura de dos patrulleros de la Policía Nacional en la ciudad de Medellín por el presunto robo al celular de un ciudadano y luego exigirle dinero a cambio de devolverlo. 

Los patrulleros identificados como Édgar leandro Duque Rodríguez y Jonathan Acosta Peña son los presuntos responsables de estos hechos ocurridos en el barrio Manrique ubicado en la capital antioqueña. En la denuncia, la víctima indica que los dos uniformados le solicitaron sus documentos y una verificación de sus pertenencias como un procedimiento de rutina, tal como se ven a diario en este y muchos otros sectores del país.

Por supuesto, el joven accedió a la solicitud de los policías. Luego de unos minutos le informan que el celular que él porta, está reportado por hurto y por este motivo le es decomisado.

Lo curioso del caso es que días después de lo ocurrido, los dos policías se comunican con el joven solicitando la suma de 200 mil pesos en efectivo para  devolverle su celular y que esta “transacción” se hiciera en una tienda de este mismo sector. La víctima se negó a las insinuaciones de estos dos patrulleros y de inmediato los denunció ante las autoridades.

Para asombro de las autoridades que recibieron la denuncia, pasados unos días más, la víctima se encontró nuevamente con los uniformados y estos le hurtaron 580 mil pesos que llevaba en efectivo.Además  se llevaron sus documentos y finalmente le propician una golpiza la cual le generó una incapacidad médica de ocho días.

El juzgado Noveno Penal Municipal de Medellín con funciones de control de garantías, impuso la medida de aseguramiento en centro carcelario contra Duque Rodríguez y Acosta Peña quienes ya fueron capturados.

Según informa el Cuerpo Técnico de Investigación, a los dos patrulleros se les incautaron 5.6 gramos de cocaína y una billetera con los documentos de identificación de la víctima, razón de peso para creer en la información recibida en la denuncia.

Un fiscal de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) les imputó cargos por los delitos de hurto calificado y agravado, concusión –acción de exigir impuestos o multas a cargo de un funcionario público en beneficio propio-, peculado por apropiación, y conservación de estupefacientes.

Ninguno de los dos uniformados aceptó los cargos y por el contrario se declararon inocentes dadas las pruebas dentro de la investigación.