Por desamor, Policía se habría matado frente a la estación donde trabajaba

Por desamor, Policía se habría matado frente a la estación donde trabajaba

4 de septiembre del 2015

Alexander Roncancio López, un sargento de la Policía con más de 15 años de servicio, fue el primer uniformado en reclamar ese día su arma de dotación en el armerillo de la estación de Suba, a donde estaba adscrito hace tan solo dos meses. Eran las 5:55 de la mañana.

En la estación tenía pocos amigos y era, según algunos colegas, un hombre callado y reservado.

Lea también: La mujer que estafó a más de “cinco batallones”.

El sargento Roncancio tenía 37 años. El próximo domingo, 6 de septiembre, cumpliría 38, pero una tragedia no le permitió llegar a esa celebración. Diez minutos después de reclamar la pistola nueve milímetros, marca SIG Sauer, se quitó la vida a las afueras de la estación de Policía.

Lea también: Las nueve vidas del general Humberto Guatibonza.

Roncancio tenía una hoja de vida intachable. En su historial, según un compañero de trabajo, no tenía ninguna anotación negativa. Aunque los uniformados de Suba no saben por qué el uniformado habría tomado la peor de las decisiones, algunos elementos hallados a su lado parecen indicar que problemas personales fueron los causantes de su muerte.

Lea también: El abogado de los ‘paras’ fue policía ‘cazanarcos’.

Después de que el sargento Roncancio reclamó el arma, se dirigió de nuevo a su vehículo particular, estacionado a las afueras del comando. Se sentó en la silla del conductor y, según las evidencias criminalísticas, puso la pistola en su pecho, de frente al corazón. Apretó fuertemente el arma contra su cuerpo, al parecer para que el sonar de la detonación no fuese tan fuerte, y haló el gatillo.

Policia-suicidio-1

Dentro de este vehículo el uniformado se quitó la vida con su arma de dotación.

El cadáver del sargento Roncancio fue hallado a las 6:35 minutos de la mañana. Dos de sus compañeros del CAI Colina, donde prestaba sus servicios para uno de los cuadrantes del barrio Ciudad Jardín, fueron a buscarlo a su carro, ya que minutos antes se habían percatado de que el vehículo estaba estacionado junto al edificio policial.

Al llegar al carro vieron que efectivamente el sargento se encontraba adentro; pero al acercarse un poco más, vieron que el hombre estaba tumbado sobre el timón. Cuando abrieron el carro se percataron del contexto de la tragedia. Roncancio tenía el pecho bañado en sangre. El sargento estaba muerto.

Por la ubicación del disparo se creyó en un principio que el hombre había muerto accidentalmente. Pero las pruebas analizadas con detenimiento por los investigadores de la Sijin, que realizaron la inspección técnica al cadáver, confirmaron que la tragedia fue un acto suicida.

Pero ¿cuáles habrían sido las razones para que este hombre se quitara la vida? Aunque aún es apresurado responder esta respuesta, una bolsa negra para la basura hallada en la silla trasera del carro, y que estaba llena con la que sería la ropa del policía y sus uniformes, según un investigador del caso, habla de que este hombre, que era casado, hace pocos días habría tenido un rompimiento de pareja.

Una separación o una decepción familiar habría sido la que alentó al policía Roncanció a halar el gatillo contra su corazón.