Por orden de Escobar, ‘Popeye’ tuvo que matar al amor de su vida

Por orden de Escobar, ‘Popeye’ tuvo que matar al amor de su vida

25 de agosto del 2014

‘Popeye’, un hombre que asesinó a casi 300 personas y coordinó el crimen de más de tres mil, tuvo, según él, que ejecutar la orden más difícil de su carrera como jefe de sicarios del cartel de Medellín cuando su patrón, Pablo Escobar, lo mandó a asesinar a su propia novia.

Según lo contó Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, a las revistas Semana y Don Juan, Wendy Chavarriaga fue la mujer de sus sueños y su novia oficial. Aunque por largo tiempo, ella, quien según algunas versiones era una hermosa y despampanante jovencita, había sido amante reconocida de Escobar, Jhon Jairo se enamoró perdidamente de ella cuando la relación entre su jefe y Wendy terminó.

Wendy llegó a la vida de Pablo, ‘El Patrón’, por su exuberante belleza. “Era una mujer muy hermosa. Podía ser una reina de belleza”, contó ‘Popeye’ a Semana. El mismo Jhon Jairo reconoce que su exmujer estaba enamorada de la plata de Escobar y que por tal razón quiso embarazarse del ‘Patrón’, hasta que lo consiguió.

La hermosa Wendy le informó a Escobar que estaba esperando un bebé suyo. “Para él (Escobar) la familia era sagrada. Un hijo fuera de su matrimonio era impensable”, le dijo ‘Popeye’ a Semana en una entrevista que la revista publicó en septiembre de 2013, hace un año, cuando se pensó que el exjefe de sicarios quedaría libre.

Cuando Escobar se enteró que Wendy estaba embarazada, ‘El Patrón’ la llamó a la hacienda Nápoles, donde la obligó a abortar con la ayuda de un médico y dos de sus colaboradores. Algunos textos que se refieren al caso hablan de que ese médico no era más que un veterinario del zoológico que Pablo tenía a su servicio en la famosa hacienda.

Pablo Escobar y Popeye

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, fue el hombre de confianza de Pablo Escobar. ‘Popeye’ se enamoró de la examante de su patrón, a quien tuvo que asesinar por orden del capo.

‘Popeye’ contó que después de este hecho, Chavarriaga, quien por el dinero y poder de Escobar deseaba con ansias un hijo de él, se alejó de la organización y del capo. Al parecer la joven, llena de rencor contra su poderoso amante, buscó mil maneras para vengar la pérdida de su hijo.

Al paso de unos largos meses, contado por el mismo exjefe de sicarios de Escobar, él y Wendy se volvieron a encontrar en una discoteca de Medellín. La relación de amistad entre los dos volvió crecer. Ella y ‘Popeye’, después de aquel día, se encontraron varias veces más, hasta que él se enamoró de la examante de su jefe.

Pablo Escobar tenía que estar enterado de todo, en especial de los movimientos de sus hombres de confianza. ‘Popeye’, por lealtad a su jefe, y porque sabía que con el capo no se podían tener secretos, le contó al ‘Patrón’ que se estaba viendo con su examante. “Le pedí permiso para ennoviarme con ella, me lo dio, pero me dijo que tuviera cuidado”, narró Velásquez a Semana.

En una entrevista con KienyKe. com, publicada en 2012, ‘Popeye’, aunque confirmó su amor por Wendy Chavarriaga, también declaró que la hermosa mujer lo estaba utilizando para llegar a Pablo Escobar.

Popeye

Jhon Jairo Velásquez está, al parecer, a pocas horas de salir de la cárcel, donde ha pagado 22 años desde que se entregó en 1992.

Cuando Pablo Escobar le dijo a su lugarteniente que “tuviera cuidado” con Wendy, como un buen jefe, no se equivocó. Al parecer, la hermosa jovencita, en su afán de venganza contra Pablo, inició conversaciones con las autoridades para atrapar a su examante. Así lo confirmó desde su celda en la cárcel de máxima seguridad en Cómbita el exjefe de sicarios de Escobar. ‘Popeye’ dijo que años después Wendy empezó a colaborar con el Bloque de Búsqueda, una unidad especial de la Policía Nacional creada en el gobierno del presidente César Gaviria, que tenía como objetivo la captura, vivo o muerto, del capo de capos, Pablo Emilio Escobar Gaviria.

El jefe del cartel de Medellín, con informantes en todos los estamentos, legales e ilegales del país, se enteró de que Wendy, mientras dormía junto a su jefe de sicarios estaba colaborando con el grupo que iba detrás de él. Pablo recibió un par de grabaciones en las que su examante estaba dando información sobre algunos de sus movimientos a personas de la DEA.

El siguiente movimiento del capo fue llamar a ‘Popeye’, su hombre de confianza, y hacerle escuchar las grabaciones donde su amada los traicionaba. La orden de Pablo fue directa: “‘Popeye’ vaya y mátela”. El exsicario la amaba profundamente pero tuvo que salir de la reunión con su jefe y cumplir la orden. “Usted no sabe lo que es matar a una persona a la cual uno adora”, le dijo Velásquez a Semana, cuando recordó ese doloroso momento.

‘Popeye’, quien para esa fecha había matado a cientos de personas y tenía la sangre y el corazón fríos, no fue capaz de halar el gatillo contra quien pensó sería el amor de su vida. Según se lo contó a KienyKe.com, no fue capaz de matarla y por eso envió a un par de sus sicarios para acabar con su vida.

Jhon Jairo la citó en un café de Medellín pero nunca llegó al lugar. Se ubicó a una distancia considerable.  Se quedó mirándola desde lejos. Él le marcó a un teléfono. Ella contestó. En medio de la charla a ella se le acercaron dos jóvenes sicarios. Uno de ellos le dio un tiro en la cabeza.

Según Jhon Jairo Velásquez este fue uno de los episodios más dolorosos de su vida.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO