Primera condena por asesinato de un oso de anteojos

Foto: Corpoguavio

Primera condena por asesinato de un oso de anteojos

24 de marzo del 2017

Luis Miguel Gómez, un campesino de 45 años, se convirtió en el primer condenado por el asesinato de un oso de anteojos en Colombia.

Un juez emitió en contra del hombre una condena de cinco años de detención domiciliaria, por el hecho ocurrido en la vereda Córdoba del municipio de Junín, Cundinamarca, en 2016.

El castigo por matar a un oso de anteojos

Además de esta decisión, a Gómez le prohibieron cualquier tipo de contacto o relación con toda clase de animales por seis meses y le impusieron una multa de 2,5 salarios mínimos legales vigentes (más o menos 1.500.000 pesos). El campesino aceptó los delitos de porte de armas de fuego sin permiso y maltrato animal.

La condena se produjo luego de una denuncia interpuesta por la Fundación BioAndina. Posteriormente, la Fiscalía estableció que el oso de anteojos no ocasionaba daños en el centro del país, como lo habían argumentado habitantes de la región e incluso la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, que recibió por ello decenas de críticas.

Aunque en prinicipio estaban relacionados otros dos hombres con la muerte del ejemplar, entre ellos el concejal de Junín, Pablo Cortes Chitiva, la Fiscalía precluyó la investigación en contra ellos.

Cabe recordar que el oso de anteojos o andino, como también se le conoce, es una especie en peligro de extinción en Colombia. Las autoridades ambientales nacionales estiman que solo quedan entre 4.000 y 7.000 de estos.

Medidas para proteger los osos

Luego de que se registrara la muerte de otro animal en el municipio de Fómeque, Cundinamarca, que generó indignación entre las autoridades y los defensores de los animales, el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible anunció medidas preventivas y de control para proteger a esta especie.

“Dentro de las medidas que vamos a tomar figuran operativos especiales por parte de la Policía Nacional para dar con los culpables del delito ambiental, la asignación de un fiscal especial para hacerse cargo de este tema y la recompensa por información que nos ayude a dar con los culpables”, dijo el ministro Luis Gilberto Murillo.

Por este caso en particular, el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey, autorizó desde el Fondo departamental de seguridad la suma de $15 millones de recompensa para dar con el paradero de los responsables.

Cabe recordar que quien atente contra la fauna silvestre en Colombia incurre en un delito ambiental, de acuerdo a la Ley 1774 de 2016, y será sancionado con una pena de 12 a 36 meses de prisión y multas que oscilan entre los cinco y los 60 salarios mínimos mensuales legales vigentes.