Así fue el asesinato de una profesora invidente a manos de su novio y amigos

Así fue el asesinato de una profesora invidente a manos de su novio y amigos

30 de Junio del 2016

Los que creía que eran sus amigos y el hombre que le juraba amor, terminaron atacando con sevicia a la docente de inglés Enedy Mabel GaleanoDespués de propinarle 24 puñaladas fulminantes, escondieron su cuerpo y trataron de manipular la escena para que pareciera un caso de suicidio.

Lea también: Reaparecieron los sanguinarios sayayines del Bronx

La noche del 11 de octubre de 2012 ejecutaron el plan. Aprovechándose de su condición de invidente, su novio Juan Gabriel Payares en complicidad con Eder Bernando Van Grieken y Juan Camilo Valenzuela robó dinero de la cuenta de ahorros de la mujer de 33 años

Además le puede interesar: ¿De soldados a ladrones y sicarios?

Ella se percató de lo ocurrido y su intención era denunciarlos, sin embargo, no volvió a salir de su apartamento del sector de El Chagualo en Medellín.

De acuerdo con las investigaciones, el crimen se dio en medio del afán por silenciar la denuncia de la docente del municipio de Guarne y de la Universidad de Antioquia. Los culpables no querían enfrentar un proceso por hurto.

Ante la ausencia de Enedy en las instituciones en las que trabajaba, sus compañeros alertaron a sus familiares. Ellos fueron quienes encontraron su cadáver.

El testimonio de quienes realmente querían a Enedy permitió la captura de los tres hombres, el 15 de agosto de 2013.

Para comprobar que Payares, Van Grieken y Valenzuela fueron los responsables del crimen que indignó a la comunidad invidente de Antioquia, los investigadores hicieron cotejos de ADN de la sangre hallada en la escena con las muestras de los capturados.

Casi cuatro años después del homicidio, la justicia llegó en memoria de Enedy. En las últimas horas un juez de Medellín sentenció a los tres hombres a penas que rondan los 40 años de cárcel. Payares deberá cumplir 41 años por homicidio agravado, Van Grieken 43 y Valenzuela 39 años.

Las investigaciones no se detienen ahí. El togado ordenó indagar a cinco personas que habrían sido falsos testigos para desviar el caso. Con camisetas que llevaban la fotografía de Enedy, varias mujeres invidentes celebraron la decisión afuera de los juzgados.