Pruebas de la crueldad con la que asesinaron a Khashoggi

1 de octubre del 2019

Una abogada británica afirmó que unas grabaciones la hicieron “estremecerse”.

Khashoggi

Gracias a información que fue compartida por la inteligencia turca a través de dos abogados de derechos humanos, esta semana salieron a la luz pública las grabaciones del brutal asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi.

Escuche las noticias más importantes del día:

Las grabaciones de la planificación y ejecución del asesinato fueron compartidas por Helena Kennedy, una abogada británica, y por Agnes Callamard, relatora especial de la ONU sobre asesinatos extrajudiciales.

Kennedy, quien también es presentadora en el programa de televisión Panorama, afirmó que las grabaciones la hicieron “estremecerse”.

“El horror de escuchar el miedo en la voz de alguien y saber que estás escuchando algo real hace que un escalofrío recorra tu cuerpo”, afirmó Kennedy.

“Se les puede escuchar reír (a los asesinos). Es un asunto escalofriante. Están esperando allí sabiendo que este hombre entrará y será asesinado y desmembrado”, agregó la abogada.

Kennedy y Callamard ahora buscan construir un caso en torno al asesinato, con evidencia actual que sugiere que la operación debe ser castigada por el Estado.

La CIA, después de que se le dio acceso a las cintas, llegó a la conclusión de que había una “posibilidad de mediana a alta” de que el asesinato fuera patrocinado por el Estado.

Las grabaciones revelan la naturaleza insensible y brutal mediante la cual un “escuadrón” llevó a cabo la tarea no solo asesinar, sino también de desmembrar el cuerpo de Khashoggi.

Un asesinato que conmocionó al mundo

Khashoggi fue asesinado el 2 de octubre de 2018 en el Consulado de Arabia Saudita en Estambul, pero sus restos aún no han sido encontrados.

Inicialmente Arabia Saudita negó tener conocimiento de su paradero después de su desaparición, pero luego intentó culpar de su muerte a un grupo de oficiales desleales que habían tenido una pelea con el periodista al interior del consulado.

Según informes de la ONU y otras organizaciones independientes, el periodista saudí fue asesinado y desmembrado.

El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman aceptó la responsabilidad por el asesinato de Khashoggi, pero negó haber ordenado el asesinato directamente.

El asesinato ha provocado protestas internacionales, así como por parte de la ONU, que ha pedido que se realice una investigación sobre el papel de Bin Salman en el asesinato.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO