A punta de golpazos, con palos y sogas, mexicanos cobran justicia

A punta de golpazos, con palos y sogas, mexicanos cobran justicia

9 de enero del 2015

México es un país que, ante tantos hechos violentos y delictivos, últimamente ha decidido tomar la justicia por sus propias manos.

Lea también: Las parejas más peligrosas en la historia del crimen.

Varios delincuentes han muerto, o han sido fuertemente golpeados por ciudadanos que ahora no están permitiendo dejarse asaltar tan fácilmente.

El último hecho conocido por la prensa local ocurrió en el estado de Puebla, donde cuatro ladrones, entre ellos una mujer embarazada, se metieron a una casa a robar y fueron sorprendidos por algunos ciudadanos, quienes apoyados por otros tantos, mientras llegaba la policía federal, empezaron a golpearlos hasta que uno de ellos perdió la vida.

El hecho quedó registrado en videos grabados con teléfonos celulares, que fueron posteriormente publicados en varios portales noticiosos locales.

Según la agencia de noticias Efe, los cuatro presuntos delincuentes fueron encontrados robando una casa en Tehuacán, en una colonia llamada como La Cantera.

Más de cien vecinos de aquel sector salieron a la calle para ayudar a atrapar a los ladrones, a quienes capturaron minutos más adelante.

El centenar de ciudadanos llevó a sus detenidos hasta una zona despejada, desnudaron a los hombres y empezaron a golpearlos con palos, tubos de metal y piedras.

Lea también: Un gringo y su esposa habrían sido asesinados por exsocio celoso.

Posteriormente los amarraron a unos árboles. En el lugar, según lo informó la agencia noticiosa, uno de los ladrones falleció a consecuencia de los golpes que recibió.

Linchados Mexico

Uno de los asaltantes atrapados en una de casa de Tehuacán, México, murió a causa de los golpes que la ciudadanía iracunda le propinó.

Justicia a mano propia

En México la justicia tomada en manos de ciudadanos no es un hecho inusual. En varias oportunidades las turbas llenas de ira se han enfrentado a las autoridades, quienes han llegado a los sitios donde están ocurriendo los hechos, con el fin de impedir que los presuntos delincuentes sean linchados.

En noviembre de 2014, en el municipio de Acolman, otro supuesto ladrón fue asesinado por decenas de lugareños de un barrio llamado Cuanalán.

En este hecho, según la prensa local, dos hombres intentaron asaltar a un mototaxista, quien logró pedir auxilio.

Los policías del municipio lograron atrapar a uno de los delincuentes, pero las personas, cansadas de la delincuencia en su sector, se los arrebataron y empezaron a golpearlo.

Al lugar llegaron más patrullas de la policía. Pero dicen las publicaciones de aquella fecha que no lograron hacer mucho ya que los ciudadanos ofendidos los superaban en número y no les permitieron llevarse al presunto ladrón, a quien golpearon hasta dejarlo inconsciente.

Lea también: Denunció un error militar y a los pocos meses fue asesinado.

El hombre, según lo reportó la policía horas después, falleció en el hospital local a donde fue trasladado luego de ser abandonado por los ciudadanos que tomaron venganza.

Del país azteca se pueden tomar varios ejemplos de justicia en poder de los civiles. En mayo de 2012 un presunto ladrón fue asesinado en el estado de Coahuila. En esa oportunidad, al parecer, dos hombres intentaron asaltar un bus urbano que cubría la ruta Durango-Monterrey.

Algunos de los 27 pasajeros no permitieron que el asalto se cometiera y en medio del atraco, los dos delincuentes fueron atacados. Uno de ellos falleció y el otro quedó gravemente herido, quien se recuperó días después.

En abril de 2012, en la ciudad de Gómez Palacios, un hombre perdió la vida al ser linchado por la ciudadanos de aquel sector. El sujeto, identificado como Jesús Contreras, de 48 años, según medios locales,  raptó a una menor de cuatro años.

Un niño  vio lo que ocurrió, lo contó y vecinos enfurecidos llegaron hasta el predio de Contreras. Al parecer el sujeto estaba intentado violar a la menor. Fue golpeado por la ofendida comunidad; perdió la vida horas después a causa de una hemorragia interna.