Quemaron hasta sus huellas para esconder su muerte

Quemaron hasta sus huellas para esconder su muerte

26 de mayo del 2014

Liliana Mendigaña no se explica por qué unos desconocidos se llevaron a rastras a su hija Brenda Sanabria, de 17 años, quien después fue asesinada de un tiro en la cabeza, su cuerpo quemado para dificultar su identificación, y abandonado a las afueras de Cúcuta.

Para su madre, Brenda, pese a que no era disciplinada para el estudio, la consideraba trabajadora, alguien que se sabía ganar la vida, de hecho era la que más ayudaba para los gastos de la casa. “Desde los 14 años empezó a trabajar como impulsadora”, narró Liliana a KienyKe.com, en medio del llanto. (Lea también: Su hijo de dos años la salvó de morir asesinada) 

El pasado viernes hacia las 11 de la mañana notó que su hija no había llegado a dormir. Decidió llamarla al celular. Una amiga de Brenda fue quien contestó la llamada. “Dijo que mi hija estaba haciendo una diligencia y que no sabía si se demoraba, puesto que había dejado el teléfono”, reveló La Opinión.

Hasta ese momento nada le pareció extraño. No era la primera vez que por cuestiones de trabajo no llegaba a la casa. Sin embargo, a Liliana le causó curiosidad que su hija mayor haya dejado el celular. “Era muy cuidadosa con sus cosas porque le había costado trabajo conseguirlas”.

Dos horas después la amiga de su hija la llamó y le dijo que tenía que ser “paciente” con lo que le iba a contar: “Me dijo que a las 4:00 de la madrugada del viernes hubo un problema en el estanco y unos desconocidos agarraron del pelo a Brenda, le pegaron con la cacha de un arma, y aunque ella manoteó, se la llevaron en una moto”, indicó la madre de la joven.

No entiende por qué la amiga de su hija no le contó la verdad desde un principio y menos que no haya dado aviso a las autoridades. Desde ese momento Liliana empezó la búsqueda de Brenda por redes sociales y dio aviso a la Sijín.

Brenda Sanabria

“No entiendo cómo no llamaron a la policía antes si eso era un secuestro”, relató indignada Liliana. La policía se comunicó con Liliana y le dio la trágica noticia: el cuerpo de Brenda había sido encontrado en un estanco cerca a la Urbanización Los Trapiches, a las afueras de Cúcuta. Estaba vestida y no tenía documentos.

Su amiga lo único que dijo fue: “Cuando se la llevaron los tipos dijeron que a ‘la Diabla’ no la volverían a ver nunca más”. Su madre no sabe por qué a su hija la llamaban sus amigos de esa forma, aunque reconoce que Brenda fue algo rebelde y voluntariosa.

Versiones encontradas

Aunque las primeras versiones cuentan que tres o cuatro sujetos con acento venezolano se habrían llevado a la fuerza a Brenda, al tiempo que sostuvieron una pelea con unos clientes de un establecimiento, el administrador del negocio dijo que Brenda no fue sacada en contra de su voluntad del local, sostuvo el capitán Félix Clavijo Ortega, comandante del tercer distrito de la Policía Metropolitana.

“El administrador del sitio, quien conocía a Brenda como cliente, nos informó que el altercado se presentó al cierre del establecimiento (una hora después de lo permitido), y que luego todas las personas se dispersaron. Intentamos precisar si el problema fue adentro o afuera del estanco.”

“Un policía avisó que Brenda fue encontrada. Los asesinos le quemaron hasta las huellas de las manos para que no fuera identificada”, narró el oficial, quien además sostuvo que el cuerpo fue encontrado en terreno baldío, tapado con ramas y hojas.

Clavijo dijo que Medicina Legal realiza la necropsia para establecer la causa de la muerte -el levantamiento realizado por agentes del CTI reportó un disparo en la frente- y establecer si sufrió más golpes o si fue abusada sexualmente.

Por su parte, Liliana cuenta que su hija no tenía amenazas y que no recibió ninguna llamada para exigir dinero para un rescate. Afirma que su hija era de muchos amigos y que tal vez alguno de ellos está involucrado en el crimen.

“Ella tenía amigos que la venían a buscar en carros y camionetas. Nunca (Brenda) me habló de ellos”, dice la mujer, vendedora de un local de ropa.

Liliana pudo reconocer a su hija en Medicina Legal, pese a que la mayor parte de su cuerpo estaba quemado. Nunca dudó que fuera Brenda.

Según las autoridades Brenda fue encontrada boca abajo y con quemaduras en varias partes del cuerpo, al parecer, hechas en el mismo sitio. Restos de hierba quemada quedaron en el lugar.

Las autoridades interrogan a las personas que compartieron esa noche con Brenda para establecer si el caso está relacionado a un ajuste de cuentas entre bandas criminales o si se trató de un crimen pasional, las principales hipótesis hasta el momento.

Twitter: @Dacortega 

Lea también: Su hijo de dos años la salvó de morir asesinada