Julio Alberto Reyes, un feminicida con antecedentes

11 de abril del 2017

El hombre que mató a Claudia en el centro comercial Santafé “pagó meses de condena, pero fue dejado en libertad”.

Julio Alberto Reyes, un feminicida con antecedentes

Con el paso de las horas se conocen más detalles del nuevo feminicidio que causa repudio en Bogotá. El responsable, Julio Alberto Reyes, y la víctima, Claudia Johana Rodríguez, su exesposa.

Después de unas dos horas de tensión y pánico en el Centro Comercial Santafé, donde ocurrió el crimen, se conoció que este hombre de 42 años ya tenía un prontuario delictivo y al parecer, problemas de salud mental.

Aunque ya había sido autor de otro crimen, el victimario recuperó su libertad en pocos meses.  

Prontuario delictivo de Julio Alberto Reyes

Según se conoció en las últimas horas, el victimario asesinó a dos personas y dejó heridas a tres más, también en un establecimiento público de la capital.

Ocurrió el 2 de mayo de 2006, cuando ingresó armado al bar ‘Combo Combo’ del Centro Comercial Bachué II, para atacar a María Margarita Acosta, su esposa en ese entonces y quien se encontraba departiendo ese día con sus hermanos y unos amigos.

Esa vez, no logró su cometido. Su compañera y otras dos personas quedaron heridas de gravedad mientras que dos de sus acompañantes fallecieron.

De acuerdo con el general Hoover Penilla, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, “el hombre presentaba antecedentes por homicidio, por hechos ocurridos en el 2006, por los cuales pagó unos meses pero ante complicaciones de perturbación mental fue argumentado y dejado en libertad”.

Aún no son claras las motivaciones que impulsaron a Reyes a asesinar a la madre de su hijo. Según las autoridades de la capital de la República, los conflictos entre la pareja ya se habían presentado, mientras que Liliana, la hermana de la víctima, dice que ella lo había denunciado hace un tiempo pero “nunca se tomaron las medidas necesarias”.

Todo parece indicar que el responsable de la muerte de Claudia, quien falleció minutos después de llegar a la Fundación Cardio Infantil, tenía estructurado todo un plan para atentar contra la vida de la mujer.

Horas antes de abordarla y atacarla sin mediar palabra, Julio Alberto Reyes llegó desde otra ciudad, que aún no ha sido confirmada. Ingresó al local de ópticas GMO, en el segundo piso del centro comercial, la agredió con un arma de fuego y pese a los llamados de los uniformados que trataban de persuadirlo para que la mujer de 40 años recibiera atención médica, la mantuvo en sus brazos mientras agonizaba. El feminicida ya había rondado a Claudia en el establecimiento.

Su única exigencia, que las autoridades cumplieron, fue hablar con sus familiares. ¿A quién llamó? ¿Qué le dijo? Es un misterio.  Las autoridades agotaron los recursos de negociación y también le propinaron impactos de bala en la cabeza y en el abdomen, que terminaron por causarle heridas mortales.

Tras conocer los hechos, la opinión pública se ha pronunciado para rechazar el atroz acto y exigir más efectividad por parte de la justicia colombiana ante los casos de feminicidio en la ciudad. No quieren que Claudia se convierta en una cifra más, en otro caso impune.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO