Mujer organizó para su hija y amigos una fiesta con sexo, drogas y alcohol 

5 de julio del 2016

Permitió que menores jugaran ‘Twister’ desnudos y se acostó con un adolescente de 18 años.

Mujer organizó para su hija y amigos una fiesta con sexo, drogas y alcohol 

“Vamos, festejemos”, fue la respuesta que Rachel Lenhardt le dio a Adison, su hija de 16 años quien le pidió autorización para realizar una fiesta en su casa con algunos amigos.

Se hizo esa noche y la mujer de 36 años también se unió. Según el reporte de la Policía, ella fue quien impulsó a los adolescentes a que jugaran ‘Twister’ desnudos y los dejó consumir drogas y alcohol bajo su supervisión.

Lea también: Empresario Hernando Vélez, ahorcado y ahogado en río de Panamá

El hecho que conmocionó a las autoridades de Estados Unidos ocurrió en Columbia, en el estado de Georgia y no se detuvo ahí

Lehnardt sostuvo relaciones sexuales con un joven de 18 años, y gritando ante los menorestodavía estoy excitada“, fue a su habitación y tomó varios juguetes sexuales que usó frente a los invitados.  Aunque todos quedaron perplejos, teminaron aplaudiendo el acto.

Además le puede interesar: El alcance de las cámaras en homicidio del director regional de Medicina Legal

Después del show, decidió ir a dormir a su habitación. Cuando despertó y según lo declaró posteriormente, se sorprendió al notar que el novio de su hija, también de 16 años, la estaba violando.

Los abuelos paternos de la menor se enteraron de lo ocurrido y avisaron las autoridades.

Rachel-Lehnardt

Sus antecedentes

La mujer fue arrestada en abril de 2015 pero el castigo, que generó polémica, se conoce hasta este año.

Las autoridades consideraron que Lenhardt promovió la delincuencia de menores pero no le impusieron la cárcel. Deberá cumplir seis años de libertad condicional y pagar varias multas. Sumado a ello le quitaron la custodia de sus cinco hijos.

Para tomar la decisión, las autoridades tuvieron en cuenta que no existen pruebas para determinar si las relaciones sexuales fueron consentidas o no, por lo que ella no se debió enfrentar al delito de violación.

En sus declaraciones admitió que tenía problemas con el alcohol y que atravesaba por una difícil situación familiar. Al parecer, su vida cambió por completo en 2011, cuando su esposo regreso de Irak con trastorno de estrés postraumático, y tres años años después acabaron con la relación.

Aunque la mujer era mormona y no tomaba ni una sola gota de alcohol, a partir de ese momento se volcó hacia esas sustancias y de acuerdo con medios internacionales, se volvió en una adicta al sexo y a la pornografía.

Luego de que ocurriera el hecho que terminó cambiándole la vida a la joven madre por completo, su hija Adison la defendió en redes sociales y dijo que pese a que cometió un grave error, era un momento muy duro por el que estaba pasando.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO