Así acechaba a sus víctimas excapitán condenado

17 de octubre del 2018

Seguramente nadie en la Armada Nacional sospechaba que uno de sus integrantes llevaba una vida paralela y sería el temor de menores de edad, al hacer parte de una poderosa red de proxenetas, que por años operaba en los sectores más reconocidos de la ciudad de Cartagena. Raúl Romero Pabón, excapitan de la Armada de […]

Así acechaba a sus víctimas excapitán condenado

Cortesía

Seguramente nadie en la Armada Nacional sospechaba que uno de sus integrantes llevaba una vida paralela y sería el temor de menores de edad, al hacer parte de una poderosa red de proxenetas, que por años operaba en los sectores más reconocidos de la ciudad de Cartagena.

Raúl Romero Pabón, excapitan de la Armada de 34 años de edad, nació en Boyacá y desde hace unos años vivía en la Escuela de Cadetes Almirante Padilla de Cartagena, entró al radar de sus superiores a mediados del 2017, cuando sin permisos y sin ninguna clase de justificación viajó a ciudad de Panamá, desde entonces y luego de una ardua investigación fue retirado de su cargo, ya que la Armada consideró que el accionar del ese entonces capitán, colocaba en riesgo la imagen de la institución.

Según manifestó esa institución, durante su paso por la escuela de cadetes, el excapitán, hoy condenado, no mostró una buena conducta y por el contrario en ciertas ocasiones violó normas, además a lo largo de su vida activa en las fuerzas armadas, tenía en su contra denuncias por extralimitación de sus funciones.

El pasado mes de julio, en la operación denominada Vesta I, se logró la desarticulación de una poderosa red de prostitución infantil, liderada por Liliana del Carmen Campos Puello, alias la ‘Madame’ y de la que hacía parte el excapitán Romero Pabón.

Según señalaron las autoridades judiciales Romero Pabón, desde el 2015 contactaba a sus víctimas, la mayoría de ellas menores de 14 años, por medio de las redes sociales y posteriormente abusaba sexualmente de ellas y las obligaba a que se tatuaran su nombre en diferentes partes del cuerpo, lo que llevó a la Fiscalía General de la Nación en catalogarlo como un “depredador”.

Según el ente investigador, el exuniformado sería el responsable de al menos 25 casos de explotación sexual y su modos operandi consistía en crear perfiles falsos en la red social Facebook y de esta manera poder engañar a sus víctimas y poderlas acechar.

Romero Pabón fue condenado a 21 años y nueve meses de prisión, así lo determinó el juez primero penal del circuito de Cartagena y deberá responder por los delitos de concierto para delinquir agravado y explotación sexual de menores con fines económicos., es por eso que fue recluido a la cárcel de Sabanalarga en el Atlántico.

Según detalló en su momento Néstor Humberto Martínez, fiscal General de la Nación, esta persona tatuaba a sus víctimas como una expresión de su dominio sobre los menores y adolescentes.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO