Cae reclutador de jóvenes de Soacha para ‘falsos positivos’

Fiscalía General de la Nación

Cae reclutador de jóvenes de Soacha para ‘falsos positivos’

13 de marzo del 2018

Uno de los responsables por el reclutamiento de dos jóvenes que fueron asesinados y presentados como presuntos guerrilleros, fue capturado por las autoridades.

Se trata de José Adolfo Villamil Durán, quien fue capturado por agentes del CTI de la Fiscalía
en su lugar de residencia, en el municipio de Ocaña, en el departamento de Norte de Santander.

Según la investigación de las autoridades judiciales, el 9 de agosto de 2008, dos jóvenes, identificados como Jaime Castillo Peña y Yonny Duvián Soto Muñoz, quienes vivían en Soacha, Cundinamarca, fueron contactados por el  capturado y los engañó con una oferta laboral en el municipio de Ocaña, pero en lugar de trabajo los entregó a integrantes del Ejército Nacional. 

Tan solo tres días después de llegar a esa zona del país, soldados del Batallón de Infantería N° 15 reportaron la muerte de Peña y Soto, a quienes los hicieron pasar por dos supuestos guerrilleros abatidos en operaciones militares adelantadas en la región del Catatumbo.

Según manifestó la Fiscalía, el capturado por lograr el reclutamiento de las víctimas, habría recibió un millón quinientos mil pesos.

En las próximas horas, Villamil Durán será presentado ante juez de control de garantías para el desarrollo de las audiencias concentradas, y tendrá que responder por los delitos de desaparición forzada, homicidio agravado, concierto para delinquir; fabricación, tráfico y porte de armas de fuego; falso testimonio y abuso de confianza calificado, cargos que le imputará la Fiscalía.

Falsos positivos en Colombia

Desde 2008 se destapó uno de los peores crímenes de la guerra de Colombia, el escándalo de las ejecuciones extrajudiciales o los falsos positivos, que consistían en el asesinato de civiles engañados y disfrazados de guerrilleros o paramilitares por parte de las fuerzas del estado, que sirvieron para que muchos soldados y altos mandos consiguieran beneficios económicos y, en algunos casos, largas temporadas de vacaciones.

Un informe publicado por la ONG Human Rights Watch indicó que sería más de 3.000 casos de falsos positivos los que investiga la Fiscalía en Colombia.