Sicaria, sexy y necrófila

16 de julio del 2016

Llegó a bañarse con la sangre de los hombres que asesinó.

Sicaria, sexy y necrófila

La historia es sórdida, macabra, espeluznante. Después de asesinarlos, Juana tenía sexo con los cuerpos de los hombres que minutos antes había decapitado. “También se bebía la sangre de los muertos”, reseña el Daily Mail.

Es tristemente célebre. También la conocen como ‘La Peque’, una sicario que perteneció al temible cartel de ‘Los Zetas’, un grupo de narcos que primero fueron militares.

Lea también: Orgía entre tres hombres terminó en un asesinato

Desde la prisión en la que permanece recluida, en Baja California, México, ‘La Peque’ reveló detalles escabrosos de su trabajo como asesina y necrófila.

“Me sentía muy excitada con aquello”, es lo que dice de las relaciones sexuales que sostuvo con los cuerpos sin vida.

“Desde pequeña era rebelde, entonces me volví adicta a las drogas y además alcohólica”.

No fue una infancia fácil.  Nació en Hidalgo, cerca de la capital mexicana. A los 15 años quedó embarazada de un hombre 20 años mayor.

Según referencia Univisión, para lograr conseguir el dinero para mantener a su hijo, ‘La Peque’ incursionó en el mundo de la prostitución.

En burdeles de mala muerte logró contactarse con gente vinculada al narcotráfico. “Empezó trabajando como ‘halcón’, es decir, la encargada de vigilar la posible presencia de policía y Ejército”, agrega Univisión. “Si fallaba me ataban y no me daban comida”.

Prensa local reseña que el mismo grupo para el que trabajaba asesinó a su hermano menor.

Trabajando con “Los Zetas” fue testigo de mucha violencia, incluyendo una ocasión en que vio cómo le reventaban la cabeza a un hombre con un mazo.

“Recuerdo haberme sentido triste y pensar que no quería terminar así”, expresó. Sin embargo, se fue haciendo más resistente a la sangre. “Comencé a emocionarme, la frotaba en mi cuerpo y me bañaba en ella después de matar. Incluso la bebía cuando todavía estaba tibia”, relató.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO