¿De soldados a ladrones y sicarios?

¿De soldados a ladrones y sicarios?

30 de Junio del 2016

Juan Carlos Restrepo Estrada y Nancy Paola González encontraron la muerte de forma repentina, en uno de los paseos que acostumbraban a hacer en una moto Suzuki-Vestron de color negro. Mientras se desplazaban por el municipio de El Águila, en el norte del Valle del Cauca, fueron abordados por dos hombres que al parecer los querían robar y ante la resistencia les dispararon en varias oportunidades.

Lea también: Historia de amor tras el asesinato del director de Medicina Legal de Barranquilla

A él le propinaron tres impactos, en el brazo, la pierna y en el costado izquierdo. Falleció instantáneamente. Ella recibió dos disparos, y aunque alcanzó a ser trasladada a un centro asistencial, también murió

El doble asesinato de los comerciantes generó rechazo en Pereira, ciudad en la que vivían. El club de motos ‘Pereira Alto Cilindraje‘, al que pertenecía Juan Carlos, hizo varios homenajes y pidió pronta justicia 

Además le puede interesar: ISIS presume de su maldad: publican video decapitando a 5 personas

pareja asesinada

¿Quién o quiénes fueron los responsables? Aunque en prinicipio era un misterio, las autoridades encontraron relación entre los homicidios y la fuga de dos soldados regulares, que precisamente prestaban servicio en El Aguila.

Eran Óscar Malambo Hernández y Elías Zapata López, quienes horas antes escaparon del batallón de Infantería 23 Vencedores de Cartago con sus dos fusiles de dotación y otra arma de esa unidad militar.

Ante la huida de los responsables del crimen y la extraña salida de los jovenes, el Comando de la Tercera Brigada del Ejército ordenó la búsqueda para esclarecer los hechos.

Unas de las primeras pistas fueron las heridas halladas en los cuerpos de las víctimas. Según lo explicó el comandante (e) de la Policía del Valle, coronel William López, serían acordes con el calibre de las armas que portaban los soldados.

“Encontramos en la inspección general  del lugar unas vainillas de calibre 5.56 que son utilizadas en armas largas, rifles de asalto y fusiles, esto nos da unos indicios sobre el arma empleada para el crimen”, dijo.

Los cuatro días posteriores al asesinato de la pareja pereirana, los soldados Óscar y Elías estuvieron prófugos. Tal vez por la presión de las autoridades, que los buscaban en varios departamentos, decidieron entregarse este miércoles en Quinchía, Risaralda.

Según el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, serán castigados con dureza.

“Estos dos exmilitares, porque han sido sacados del servicio, deberán responder no solo a la justicia ordinaria por el delito de homicidio agravado, sino ante la justicia penal militar, por los delitos de deserción y hurto de armas y bienes para la defensa nacional; se castigarán con la máxima disciplina para que se les imponga la máxima pena”.

De acuerdo con la información posterior a la entrega, los militares deberán responder por el doble crimen y otros presuntos hechos. Tendrían denuncias por otros delitos como robos en fincas del Valle y Risaralda.