Odebrecht habría manipulado pliegos de la Ruta del Sol II

Odebrecht habría manipulado pliegos de la Ruta del Sol II

23 de enero del 2019

Durante el tercer día de juicio en contra de José Elías Melo, expresidente de Corficolombiana, la principal socia de Odebrecht en Colombia, el ex viceministro de Transporte Gabriel García Morales dijo que la multinacional brasileña habría editado los pliegos de adjudicación de la Ruta del Sol II antes de iniciar la licitación.

El testigo Morales, después de romper en llanto, contó que él había empezado a perder la ética y la moral desde una reunión en el Palacio de Nariño, entre funcionarios de Odebrecht y el presidente de la República. A esa reunión no asistió el ministro de la época y él fue el encargado de representar la cartera.

Durante ese encuentro los directivos de Odebrecht presentaron su interés en participar en varios de los proyectos de infraestructura que el país pretendía adelantar, entre los que se encontraron Hidroituango, Ferrocarril Central y Ruta del Sol II.

Según García Morales, a la salida de esa reunión, Luiz Antonio Bueno Junior, exdirectivo de Odebrecht, le pidió al viceministro de entonces que se separaran del grupo para hablar un momento. Fue ahí cuando Bueno Junior, después de varios halagos, le dijo que la multinacional brasileña tenía la costumbre de pedir asesorías a destacados funcionarios por amplias sumas de dinero “superiores a las que pagaba el Estado”.

Después de esa reunión se propiciaron al menos seis reuniones, según dijo García Morales, en las que acordaron el soborno para que Odebrecht obtuviera la adjudicación de la Ruta del Sol II, que comprendía el tramo de Puerto Salgar hasta San Roque.

“Es el momento en que yo debo admitir que crucé la línea y comenzó mi degeneramiento moral, por una conversación indebida”, dijo García Morales.

Después, en reuniones que Morales mantuvo con Bueno en el apartamento de soltero de Juan Manuel Barraza, el directivo de la multinacional le ofreció dos millones de dólares por la adjudicación, que García no aceptó pero tampoco rechazó vehementemente, por eso el empresario le dijo que buscaría un pago más alto.

El soborno terminó en una suma de 6.5 millones de dólares, que García recibió a través de una empresa Lurion Trading, de la que fue titular su amigo de infancia Enrique José Ghisays Manzur. Una empresa offshore, constituida a principios de 2010, a la que llegaron los pagos de cuentas de la banca privada de Andorra. Los pagos se hicieron en seis giros, entre marzo y octubre de 2010, ni Ghisays ni García Morales aclararon a quién distribuyeron después el dinero del soborno.

El exviceministro de Transporte aseguró que pidió a Corficolombiana un concepto jurídico para saber la viabilidad del consorcio entre esta y Odebrecht para obtener la licitación. Dicho documento fue entregado en menos de un día y firmado por Hugo Palacios, asesor de la filial del Grupo Aval, afirmando que la empresa era la mejor para la construcción de la Ruta del Sol II.

García Morales asegura que José Elías Melo, presidente de Corficolombiana, sabía del pago de su soborno, pero no presentó las pruebas de su acusación. Según él, el concepto solicitado fue pagado por esa compañía y Bueno Junior le decía que Melo conocía de la negociación.

El ex viceministro también aseguró durante su testimonio que antes de que iniciara la licitación, Odebrecht tuvo un ‘canal de comunicación’ con IFC, la corporación internacional que contrató el gobierno para la estructuración de los pliegos del contrato. Según García Morales, una esposa de un alto directivo del Grupo Aval trabajaba en esa corporación y era el contacto para estructurar los pliegos de la futura contratación de la Ruta del Sol II.

También dijo que había sido acosado por los directivos de Odebrecht, a través de Luiz Bueno Junior. “Me dijo que él era el mensajero, pero que sus jefes me mandaban a decir que ellos estaban tan seguros de que iban a ganar (la licitación) que si no pasaba me iban a demandar por celebración indebida de contratos”. Además, un periodista de la Revista Semana lo contactó y le “sacó” un dossier negativo de las otras empresas que competían con Odebrecht en la licitación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO