Asesinó a su esposa, a su cuñada y a su suegra

24 de octubre del 2016

Dos niños, de 2 y 11 años, quedaron gravemente heridos.

Asesinó a su esposa, a su cuñada y a su suegra

Daniel Gonzalo Zalazar, de 30 años, asesinó a tres mujeres, atentó contra la vida de un niño de 11 años y una bebé de 10 meses de nacida. Los pequeños se encuentran gravemente heridos. Por su parte, el agresor, que era profesor de taekwondo, fue detenido tras intentar escapar.

Lea También: Las últimas horas de Miguel Perdomo, el conductor de la periodista Cecilia Orozco

“¡Papá mató a mamá!”, le dijo el pequeño de 9 años a su abuela por teléfono, el menor se encontraba escondido en el baúl de un carro en el garaje de su bisabuela, ‘doña Ñata’, en el barrio Trapiche, de Godoy Cruz, en Argentina.

El pequeño le narró a un familiar el macabro crimen. Su padre había asesinado a su mamá, Claudia Arias, de 30 años; a su tía, Marta Ortiz, de 45, y a ‘doña Ñata’, Silda Vicenta Díaz, de 90 años.

El homicida golpeó salvajemente a las mujeres y luego las apuñaló; según los exámenes practicados en Medicina Legal, el hombre siempre apuntaba al cuello de las víctimas para asegurar su muerte.

Además: Hallan muerto al conductor de la directora de Noticias Uno

Luego de asesinar a las mujeres, atacó al chico de 11 años, a quien le produjo heridas cortopunzantes desde la cabeza hasta el abdomen. A la bebé de 10 meses le cortó el cuello y le perforó la boca.

Los dos menores están en cuidados intensivos en la clínica Humberto Notti, de Mendoza,  Argentina. Se encuentran con respirador artificial y pronóstico reservado. “Su estado es desesperante, los atacaron de una manera nunca vista”, dijo Raúl Rufeil, director del hospital pediátrico.

Zalazar fue detenido en el Hospital Central, donde acudió con la ropa llena de sangre y con la excusa que había sido robado.

Las autoridades aseguraron que el hombre había dejado el gas abierto y varias velas prendidas para que la casa prendiera fuego y no quedara rastro del crimen.

El niño de 9 años, quien alertó a sus familiares y quien que vio todo,  logró escapar para esconderse en el baúl de un auto. Los pequeños quedaron a cargo de Miriam Ortiz, la madre de Claudia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO