Hay más detalles de la muerte del joven en Lizama

4 de agosto del 2019

Muestra los hechos desde la perspectiva de los militares.

Hay más detalles de la muerte del joven en Lizama

En los últimos días se dio a conocer un nuevo video que muestra desde otro ángulo los hechos que rodearon la muerte de Rafael Caro, el joven de 16 años que ingresó de manera irregular a una base militar en Lizama, Santander.

Escuche las noticia más importantes del día:

En las imágenes se muestra cómo el menor salta la barricada de la base y en ese momento se escuchan por lo menos siete disparos. Antes de eso, uno de los uniformados grita “pégueselo, mi cabo, pégueselo”.

Lea también: ¿Qué son las fábricas penitenciarias?

Tras ser impactado, Caro cae al piso y se acercan a él varios militares. También se oye cuando él grita “ayúdenme” y uno de los uniformados le dice “ahora sí ayúdenme, viste lo que te traes”. Se evidencia el momento en que el joven agoniza en el piso y otro joven lo levanta para llevárselo.

Este video cuestionaría las declaraciones hechas por el Ministro de Defensa, Guillermo Botero, que señaló que el uniformado no disparó de manera intencional en contra del joven; aseguró que lo había hecho contra el piso y que el proyectil rebotó causándole la herida.

Asimismo, el fiscal general (e) Fabio Espitia dijo que lo sucedido podría ser un homicidio culposo y no doloso, de acuerdo al dictamen de balística.

Este es el video:

Caro sería uno de los jóvenes que el día anterior había agredido, con palos y piedras, a uno de los miembros del Ejército Nacional a las afueras de la base militar, cuando se encontraban haciendo labores de registro.

Parte de estos hechos también quedaron registrados en video y se volvieron virales en las redes sociales.

En las grabaciones se ve a dos muchachos enfrentándose a un militar, le gritaban: “Pero mátenos. ‘Estállelo’ acá en el pecho o en la cabeza”. Tras el insulto, el uniformado dispara al aire.

Luego de los hechos, la familia de la víctima ha declarado en varios medios de comunicación que el joven recibía varias amenazas por parte de los uniformados.

Los hechos todavía son confusos. Es por eso que la Justicia Penal Militar y la Fiscalía General de la Nación abrieron una investigación, penal y disciplinaria, para esclarecer cómo fue la muerte del joven y determinar qué pasará con el uniformado que accionó el arma.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO