¿$2.600 millones perdidos en Senado y Cámara?

1 de septiembre del 2017

Solamente en el Congreso encontraron hallazgos fiscales por más de $2.600 millones de pesos

¿$2.600 millones perdidos en Senado y Cámara?

Contratos para la remodelación de baños y oficinas, y la subasta de vehículos blindados en el Congreso de la República están bajo la lupa de la Contraloría General de la Nación.

Luego de realizar varias auditorias, el ente fiscalizador informó sobre hallazgos fiscales por más de $2.600 millones en el Congreso de la República.

Solamente en el Senado se formularon hallazgos con incidencia fiscal por un valor total de $1.765 millones, relacionados con el pago y liquidación de aportes pensionales al Fondo de previsión del Congreso durante los meses de marzo a septiembre de 1999; y el pago de intereses de mora a la Caja de Compensación Familiar por debilidades en la liquidación de aportes parafiscales, al no contemplar dentro de la base de liquidación los conceptos de prima de servicios e indemnización de vacaciones.

La Contraloría  también encontró debilidades en la supervisión e interventoría de dos contratos; uno para la modernización de las baterías sanitarias del Senado y otro para la adecuación de oficinas con suministro de mobiliario para este órgano legislativo.

Además, en la Dirección Administrativa de la Cámara de Representantes se detectaron dos hallazgos fiscales por un valor total de $921 millones, relacionados con la ejecución de los contratos de intermediación para la venta de vehículos a través de subasta pública. Esto obedece a presuntas deficiencias en los criterios técnicos utilizados en la determinación de los avalúos y en la labor de supervisión de dichos contratos firmados en 2015 e inicios del 2016

También se estableció que en la determinación del precio base de venta y avalúo de vehículos blindados se descontó el mantenimiento del blindaje general del vehículo, descuento que no aplicaba, dado que los automotores a subastar tenían resolución de desblindaje y, por tanto, una vez subastados debía desmontarse el blindaje, lo que significa que la Dirección Administrativa de la Cámara de Representantes no tenía que invertir recursos en dicho mantenimiento.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO