Al menos 20 detenidos por protestas en Nicaragua

Al menos 20 detenidos por protestas en Nicaragua

15 de octubre del 2018

Al menos 20 personas fueron detenidas de forma violenta por la Policía Nacional de Nicaragua este domingo, cuando intentaban realizar una marcha de protesta contra el gobierno de Daniel Ortega.

Alrededor de 300 antimotines reprimieron a los ciudadanos que estaban apostados en la zona comercial llamada Camino de Oriente, en la capital, Managua, el mismo sitio donde iniciaron las protestas sociales hace seis meses. Los oficiales arrojaron bombas lacrimógenas y granadas aturdidoras a medio centenar de personas que gritaban “libertad, libertad”.

La Unidad Nacional Azul y Blanco había convocado a una marcha este domingo, luego de que el 29 de septiembre la Policía Nacional declarara que las protestas eran ilegales, a través de un comunicado.

Pese a esa amenaza, los ciudadanos programaron la protesta. La Policía volvió a insistir este sábado, a través de otro comunicado, en que para marchar “se necesita permiso”, pese a que la Constitución Política de Nicaragua consigna el derecho a protestar de forma pacífica sin necesidad de consentimiento de institución estatal alguna.

“La Policía Nacional cumple su deber constitucional de garantizar seguridad y tranquilidad a todas las familias nicaragüenses y por lo tanto reitera que no se permitirán manifestaciones o movilizaciones en la vía pública que no cuenten con el debido permiso y tomará todas las medidas necesarias para mantener la seguridad, el orden público, los derechos de la ciudadanía a movilizarse y circular en sus actividades normales”, dijo la Policía horas antes de la marcha azul y blanco.

“Las medidas necesarias” de la Policía se tradujeron en una brutal represión que no distinguió a ancianos, mujeres y niños, según atestiguó el corresponsal de la Agencia Anadolu en Nicaragua.

Los oficiales identificaron a varios líderes sociales que estaban en la protesta y los apresaron a través del uso de la fuerza. Entre las detenidas están Ana Margarita Vijil y Suyen Barahona, ambas directivas del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), organización a la que el gobierno de Ortega señala como incitadora del “terrorismo y un golpe de Estado”.

También fue arrestado José Antonio Pereza, politólogo con larga trayectoria en Nicaragua. Hasta el momento solo tres de las 20 personas han sido liberadas por la Policía Nacional. Al ataque policial también se sumaron paramilitares, quienes hostigaron y golpearon a los manifestantes.

El diario La Prensa y el Canal 100% Noticias denunciaron que sus equipos periodísticos fueron perseguidos y detenidos por oficiales de la Policía, mientras que Oswaldo Rivas, fotorreportero de la agencia Reuters, fue arrollado por un paramilitar. Uriel Velázquez, periodista de El Nuevo Diario, fue detenido ilegalmente, pero poco después fue puesto en libertad.

“Esta ola represiva de Daniel Ortega es un reflejo de su brutalidad policial contra ciudadanos que expresan sus derechos y exigen que se vaya esta dictadura. No respetan ni a ancianos ni a niños”, denunció Azahálea Solis, miembro de la La Unidad Nacional Azul y Blanco.

Managua quedó totalmente militarizada por los oficiales, que se han apostado junto a trabajadores del Estado en todas las rotondas para evitar que los ciudadanos puedan protestar pacíficamente.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su profunda preocupación por las detenciones de esta mañana en Nicaragua y reiteró que la protesta social es un derecho legítimo de los ciudadanos. El organismo llamó al gobierno de Ortega a respetar y garantizar la seguridad de las personas en contextos de manifestaciones públicas de protesta.

“Inaceptables actitudes represivas y autoritarias en este momento en Nicaragua. Estado de Excepción se va consolidando con medidas estatales incompatibles con la democracia y los derechos humanos”, denunció Paulo Abrao, secretario Ejecutivo de la CIDH.