Hace un año fueron secuestrados periodistas de El Comercio

26 de marzo del 2019

18 días de incertidumbre y desolación.

Hace un año fueron secuestrados periodistas de El Comercio

redes sociales

Efraín Segarra, Paúl Rivas y Javier Ortega, llegaron desde el Ecuador, el 25 de marzo de 2018, a la frontera norte de su país con Colombia, pero jamás regresaron a su casas por culpa de la violencia que azota al país y empezaba a dominar ese territorio.

Un día como hoy, hace exactamente un año, el gobierno del presidente ecuatoriano Lenín Moreno, confirmó que los tres trabajadores del diario El Comercio, un periodista, un fotógrafo y un conductor, habían sido secuestrados. Desde ese momento empezó una trama de información filtrada, secretos a voces y clamores de familiares y periodistas para exigir la liberación. Pero los captores no atendieron esas solicitudes.

El equipo, según informaron las autoridades el 27 de marzo, había sido secuestrado en Mataje, provincia de Esmeraldas (Colombia), donde desde el mes de enero de 2018 se habían producido varios ataques contra la fuerza pública, por parte de grupos armados colombianos que pretendían ejercer control territorial en la zona.

Desde el 29 de marzo, el ministro del Interior de Ecuador, César Navas, informó que se encontraban adelantando “negociaciones, demandas y más” para lograr la liberación de los tres secuestrados, sin embargo esa información la muerte de los comunicadores, días más tarde, despertó dudas respecto al proceso que adelantó el gobierno.

En la noche del 2 de abril, una prueba de vida en video empezó a ser difundida en Colombia. En la grabación aparecían Efraín, Paúl y Javier, con cadenas atadas al cuello como en los peores tiempos de la violencia nacional. En su discurso, preparado por los captores, le pedían al presidente de Ecuador hacer las gestiones para un ‘intercambio humanitario’.

“Señor presidente Lenín Moreno, en sus manos están nuestras vidas. Ellos lo único que quieren es el intercambio de sus tres detenidos en Ecuador, por nuestras tres vidas, para ir sanos y salvos a Ecuador y también la anulación de ese conflicto que tienen Colombia y Ecuador para acabar con el terrorismo”.

En voz de Javier Ortega, el periodista del equipo, se conoció que los captores pertenecían al Frente Óliver Sinisterra, conformado por las disidencias de las Farc en el sur del país tras la firma del acuerdo de paz, y bajo la comandancia de Walter Patricio Arízala Vernaza, conocido como alias ‘Guacho’.

Después de esto, los presidentes de Colombia, entonces Juan Manuel Santos, y Lenín Moreno de Ecuador, se reúnen en Quito para aunar sus esfuerzos con el fin de lograr la liberación de los trabajadores de El Comercio. En ese momento inician operaciones militares, que luego fueron desmentidas por los gobiernos, pero que investigaciones posteriores han señalado como ciertas, una situación que puso en peligro la vida de los comunicadores.

Uno de los puntos más críticos del suceso, fue la renuncia de Ecuador en continuar como sede para la mesa de conversaciones entre el gobierno y la guerrilla del Ejército de liberación nacional (eln). Lo cual supuso un alto en ese proceso.

El jueves 12 de abril, mientras Moreno se desplazaba a Colombia para una reunión de alto nivel, tuvo que devolverse por la difusión irregular de imágenes en las que aparecían los periodistas asesinados. La información dio varios tumbos hasta que al día siguiente el presidente de Ecuador confirmó la muerte de los comunicadores.

Desde ese momento las autoridades centran sus esfuerzos en contra del frente Óliver Sinisterra, catalogan a Guacho como el mayor objetivo militar. Los cuerpos, sin embargo, no fueron hallados hasta el 21 de junio, enterrados en zona rural de Tumaco.

‘Guacho’, con el cruel asesinato, se había convertido en la cara visible más buscada del país. Por su cabeza se ofrecían 400 millones de pesos. Finalmente fue abatido el 21 de diciembre de 2018, luego de un operativo de varias semanas en zona rural de Tumaco, según confirmó el presidente Iván Duque.

Los familiares de Paúl, Efraín y Javier aún piden justicia por el asesinato y claridad frente a todos los vacíos en la información difundida por las autoridades. Por su parte, el gobierno de Ecuador desclasificó los archivos del proceso. La CIDH ha asumido parte de la investigación.

Este 26 de marzo, a un año de la muerte de los tres comunicadores, aunque no se conoce toda la verdad, el Ejército Nacional informó que el explosivista del Frente Óliver Sinisterra conocido como ‘Guadaña’, quien habría participado en el secuestro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO