Colombia podría no cumplir meta de la ONU del agua

30 de septiembre del 2019

¿Cuál es el panorama del servicio de agua y saneamiento en Colombia?

Colombia podría no cumplir meta de la ONU del agua

Foto: Pxhere

Los países que conforman las Naciones Unidas establecieron hace cuatro años 17 metas globales denominadas Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para lograr un mundo más justo y ofrecer una vida digna a toda la población mundial antes del año 2030.

Dentro de la agenda de la ONU, el acceso universal a agua potable y a servicios de saneamiento e higiene aparece como el sexto de sus 17 ODS.

Colombia no es ajena a la agenda de las Naciones Unidas y ha construido planes para mejorar su gestión del agua y saneamiento. El país cuenta con una cobertura del servicio público domiciliario de acueducto del 92,4% a nivel nacional, según un documento del gobierno llamado Plan Director de Agua y Saneamiento Básico – Visión Estratégica 2018 – 2030.

El documento del gobierno establece que el acceso a agua potable en suelo rural es del 73,2% mientras que en el sector urbano es del 97,4%.

En cuanto al servicio público domiciliario de alcantarillado, el documento detalla que el país tiene una cobertura del 92,4% en suelo urbano y 70,1% en suelo rural para un total nacional del 88,2%.

El plan del gobierno indica, además, que 28,1 millones de personas en la zona urbana de Colombia cuentan con agua potable, traducido en un 86,1% de la población total con servicio. “Sin embargo, alrededor de 3,8 millones de personas recibieron agua con algún nivel de riesgo, es decir, no apta para el consumo”, detalla.

El documento también establece que a nivel rural el 58% de la población recibe agua que no es apta para consumo.

Ante el diagnóstico, el Gobierno colombiano mediante su Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 se ha comprometido a proveer con agua potable a tres millones de personas e implementar el Programa Nacional de Abastecimiento de Agua y Saneamiento Rural para promover el acceso a servicios en esas zonas.

El Ejecutivo colombiano se propuso, además, modernizar los servicios de agua y aseo y disminuir la brecha de acceso a los servicios de agua y saneamiento básico de alta calidad, de la población con pertenencia étnica.

Pese al diagnóstico y las estrategias, Colombia no logrará cumplir las metas del sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible a menos que acelere el ritmo que lleva en la ejecución de sus acciones sobre el tema, según indicó en una reciente visita al país Catarina de Albuquerque, directora de la alianza mundial de la ONU Saneamiento y Agua Para Todos (SWA, por sus siglas en inglés).

Catarina de Albuquerque, directora ejecutiva de la alianza mundial de las Naciones Unidas para el Saneamiento y Agua Para Todos. Foto: Anadolu

Albuquerque es una de las voces más influyentes en el mundo en temas de agua y saneamiento, y pasó a la historia de la ONU como su primera relatora especial sobre el derecho al agua potable.

“Con el actual ritmo de progreso no vamos a lograr aquí en Colombia las metas del objetivo de desarrollo sostenible número seis. Se tiene que acelerar. El gobierno tiene muy claro eso, las necesidades en términos de financiación y lo que le falta para lograrlo”, indicó Albuquerque a la Agencia Anadolu en el marco de su visita al país donde invitó al gobierno de Iván Duque a suscribirse como socio de la misión de su organización.

La directora de SWA manifestó que en Colombia se están haciendo progresos en la adecuación de servicio de agua y saneamiento “más a nivel urbano que a nivel de rural”. “Hay retos a nivel de rural. El gobierno habla abiertamente de eso, de que tiene hacer inversiones para cerrar las brechas”, puntualizó.

Para que el país logre cumplir con el sexto objetivo de los ODS, Albuquerque propuso la creación de una plataforma donde se reúnan la sociedad civil, el gobierno, las agencias de la ONU y organismos donantes de recursos para que fluya la información sobre las necesidades de la población en agua y saneamiento.

“La plataforma multiactoral es nuestra recomendación porque es la base de nuestro trabajo”, sostuvo la directora de SWA.

Albuquerque indicó a su vez que el país necesitaría mayores asignaciones de recursos para las entidades encargadas en Colombia de los temas de agua y saneamiento, entre las que mencionó al Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

La experta aseveró, además, que Colombia es un país rico en agua pero que sufre los impactos del cambio climático y que requeriría una “autoridad con una perspectiva más macro sobre el manejo del recurso hídrico”.

“Es fundamental que el gobierno pueda decir de cuánta agua podemos disponer. (…) El primer paso es hacer un diagnóstico del agua que se tiene. Luego, priorizar el agua para uso humano y después cabe decir a quién se le da el resto del agua si a la industria, la minería, el turismo, o a otro sector”, detalló Albuquerque.

La directiva de SWA mencionó que la priorización del uso del agua es un tema que se requiere en todo el mundo, debido al aumento por el cambio climático del “estrés hídrico”, que se da cuando la demanda de agua excede la cantidad disponible, en diversas zonas del planeta.

Albuquerque señaló que el acceso a agua y saneamiento se convirtió en un tema que la sociedad civil empezó a identificar como un claro indicador de pobreza de unas décadas para acá hasta ser plasmado, en 2015, como uno de los objetivos globales de la ONU.

“Antes de que fueran aprobados los ODS, se hicieron consultas públicas a nivel nacional en varios países, el tema del agua fue identificado como una prioridad”, mencionó Albuquerque y añadió que las poblaciones que sufren por falta de acceso al agua y saneamiento suelen ser las de menores ingresos económicos y vulnerables debido a su origen étnico o condición física.

SWA ha establecido que más de un tercio de la población mundial vive sin instalaciones de saneamiento adecuadas y casi 800 millones de personas carecen de acceso a una fuente de agua potable mejorada y protegida contra la contaminación. La alianza ha mencionado, además, que 2.100 millones de personas viven sin agua potable en sus hogares.

Las Naciones Unidas, a su turno, indicó que 4.500 millones de personas, para 2015, carecían de servicios de saneamiento administrados de manera segura con excrementos adecuadamente dispuestos o tratados.

Las cifras globales ponen el acceso al agua potable y un saneamiento adecuado como meta mundial y Colombia debe intensificar la marcha si quiere cumplir con el ODS establecido en la ONU, sobre todo, para mejorar las condiciones de vida de millones de personas.

La directora de la alianza mundial de la ONU Saneamiento y Agua Para Todos advirtió que el país no cumpliría, a su actual ritmo, con la meta de Naciones Unidas de garantizar la disponibilidad de agua limpia en todas las naciones.

Por Sergio Felipe Garcia Hernandez.-

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO