A la cárcel exrector de la Autónoma del Caribe

A la cárcel exrector de la Autónoma del Caribe

27 de diciembre del 2018

Ramsés Vargas Lamadrid fue enviado a la cárcel por el presunto desfalco de la Universidad Autónoma del Caribe que supera los 16 mil millones de pesos. La orden la impartió un juez de control de garantías que decidió enviarlo a la Penitenciaría El Bosque.

Vargas fue imputado por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de enriquecimiento ilícito, corrupción, administración desleal, falsedad en documento privado, estafa, enriquecimiento ilícito y amenaza a testigos.

También fueron condenados los exfuncionarios: Mariano Romero, Efraín Maldonado, Jesús Pantoja, Pedro Sierra, Cindy Solar y Johana Hildebrant. Los abogados defensores apelaron la decisión y la audiencia quedó fijada para el próximo 23 de enero de 2019.

La medida dejó libres a Orlando Saavedra y Laura Laíno, pero siguen vinculados al proceso. Mientras que Yacenis Morales, se le cobijó con medida de casa por cárcel.

Vargas abandonó el cargo de rector del centro educativo luego de una protesta de estudiantes y profesores provocada en parte provocado por el proceso de lanzamiento que se inició en contra del inmueble donde funciona la Universidad por el no pago de los arriendos.

La emisora W Radio hizo un seguimiento exhaustivo sobre la labor de Vargas al frente del centro educativo durante los cuatro años y ocho meses en el que desempeñó el cargo, en reemplazo de Silvia Gette  quien fue separada de la Universidad en abril de 2013.

Cabe recordar que Gette fue condenada por la Corte Suprema de Justicia por  ofrecer 500 millones de pesos al exjefe paramilitar Édgar Ignacio Fierro Flórez, alias Don Antonio, para que cambiara su versión de los hechos en la investigación sobre el homicidio del ganadero Fernando Cepeda ocurrido en agosto de 2003.

Al exrector los profesores y alumnos lo acusaban de lucrarse con los bienes del centro educativo, pues, mientras la mayoría de los edificios se encontraban embargados y las obligaciones de la universidad continuaban creciendo, el exrector seguía ganando un jugoso salario y financiándose viajes al exterior.

Además, se cuestionaba su administración por presunto nepotismo pues sus padres, hermanos, tíos, primos, cuñados de sus primos y familiares en distintos grados de consanguinidad desempeñaban distintos cargos en todos los niveles del centro educativo.