Abejas atacan en el cementerio de Manga

14 de mayo del 2018

La abejas africanizadas son muy agresivas, atacan en cantidad, muy rápido y pueden seguir a sus víctimas hasta 400 metros de su panal.

Abejas atacan en el cementerio de Manga

En el cementerio de Manga, en Cartagena, Colombia, tres personas fueron atacadas por unas abejas africanizadas. Las víctimas fueron trasladadas al hospital, una de ellas quedando grave. Las víctimas atacadas estaban en el cementerio visitando tumbas de familiares. Luego del ataque el acceso al panteón fue restringido; el Cuerpo de Bomberos controló la situación en la que fueron necesarias cuatro máquinas para controlar el enjambre de abejas que estaban en un panal, según explicó el teniente Aníbal Guerrero, comandante Operativo del Cuerpo de Bomberos.

Las personas afectadas por las picaduras fueron José Rebolledo, quien visitaba la tumba de su esposa; Ana María Torreglosa, de 82 años, quien fue llevada al Hospital Naval y ahora está fuera de peligro, y Melba Arnedo, una trabajadora del cementerio.

El comandante de Bomberos indicó que aunque la situación fue controlada en horas de la tarde, por seguridad el cementerio estará cerrado hasta mañana.

Las abejas africanizadas -llamadas también abejas africana o abejas asesinas- son producto de un cruzamiento de la subespecie natural africana Apis mellifera scutellata con abejas pertenecientes a distintas subespecies de A. molinera, como Apis Mellifera, y Apis Mellifera Ibérica, y posiblemente otras.
Tienen un comportamiento defensivo, muy agresivo, atacan en cantidad, muy rápido y pueden seguir a sus víctimas hasta 400 metros de su panal. Más de mil personas han muerto en América debido a sus picaduras, diez veces más que la cantidad de muertes por picaduras de las abejas comunes. Las abejas fueron introducidas en Brasil en 1956 para incrementar la producción de miel, luego de desarrollar un programa de genética con 47 abejas reinas originarias de Tanzania.
Por accidente, algunas de las abejas se escaparon y se mezclaron con las abejas domésticas, y se expandieron rápidamente por todo el continente. La “nueva especie” avanzó entre 150 y 300 kilómetros por año, llegaron a América Central, México y Estaos Unidos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO