Acalorado debate contra el IGAC por Belén de Bajirá

15 de junio del 2017

Juan Antonio Nieto fue acusado de “usurpación y extralimitación” de sus funciones por la publicación del mapa del Chocó.

Acalorado debate contra el IGAC por Belén de Bajirá

Foto: @sanvalgo

Hasta pasadas las 11 de la noche de este miércoles, los representantes a la Cámara mantuvieron el debate de control político al director del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Juan Antonio Nieto, por su actuación frente al diferendo limítrofe entre Antioquia y Chocó por Belén de Bajirá.

La sesión se convirtió en una defensa de cada una de las posiciones de los departamentos para reclamar su jurisdicción, con argumentos fuertes y débiles, que citaban las leyes y las ponencias de los congresistas que hicieron parte de la Comisión de Ordenamiento Territorial.

La discusión se centró desde la malinterpretación de los motivos por los que se devolvió el estudio técnico al IGAC por parte de la Comisión – que trajo como consecuencia la publicación del mapa- hasta las quejas por la inequidad en el número de representantes por parte de Antioquia frente a los de Chocó, las acusaciones de expansionismo antioqueño, la confusión con los ríos Tumaradó y Tumaradocito y los pedidos de respeto para no usar adjetivos despectivos ni hacia el director de IGAC, ni hacia los antioqueños, ni hacia los chocoanos, ni hacia los gobernadores de ambos territorios (y fueron varios).

También se le cuestionó al director del IGAC la celeridad en este caso y no en los otros 19 diferendos limítrofes que están en estudio y el cambio de posición frente a si hay o no un límite dudoso. Los antioqueños presentaron una carta en la que, aseguraron, Nieto afirma en febrero de 2016 que sí lo hay, por lo tanto procede la intervención de la Comisión de Ordenamiento Territorial, y en el informe evaluado en diciembre dice que no existe.

Al final, la petición al presidente de la Cámara, Miguel Ángel Pinto, fue que las actas del debate como las de la Comisión sean entregadas a la Procuraduría para que hagan parte del proceso en contra de Nieto, que surge de la demanda por “usurpación y extralimitación de funciones” que interpuso el representante Santiago Valencia.

La defensa del IGAC

Juan Antonio Nieto fue el primer en hablar y, aunque estaba citado bajo unas preguntas de los proponentes, este aprovechó su intervención para explicar de nuevo los motivos por los que la entidad publicó el mapa, sin esperar un concepto, como lo piden los antioqueños, de la Plenaria del Senado.

Fue enfático en tres aspectos: no existe limite dudoso entre Antioquia y Chocó porque los mismos están fijados en la ley 13 de 1947, con la que se crea el departamento chocoano, y fueron verificados tecnicamente en terreno; la publicación del mapa no se debe a un acuerdo para levantar el paro de Chocó; y el IGAC no le dio un zarpazo a Antioquia, solo cumplió la norma.

“El Instituto ha hecho un estudio técnico y minucioso. Antioquia estuvo presente en las diligencias en terreno. No hay intereses, no soy chocoano ni antioqueño, soy nortesantandereano. Hemos actuado con la mayor técnica, pero está en legítimo derecho el Congreso de hacer otra comisión técnica que repita la verificación”, aseguró.

También afirmó que nadie ha demandado la ley 13, y bajo su descripción fue que se fijaron los límites entre los departamentos vecinos.

Los antioqueños

Nicolás Echeverri, Jhon Jairo Roldán y Santiago Valencia, tres de los cinco proponentes del debate, fueron los que tomaron la palabra como representantes de Antioquia. Se abstuvieron José Ignacio Mesa, quien cedió su tiempo para ampliar la intervención de Roldan, y Germán Blanco, que se excuso para no asistir.

Si el director del IGAC se remontó hasta la fecha de creación del departamento paisa, en 1856, Echeverri se fue más lejos, hasta 1503. Y defendió férreamente que el instituto malinterpretó la respuesta de la Comisión territorial. “No devolvió el informe, lo rechazó”, afirmó.

“Pusieron las cercas a caminar por un paro”, dijo el representante antes de poner el audio del gobernador del Chocó en el que asegura que el paro no está levantado, sino suspendido y en el dice que el Gobierno agilizó el trámite para ratificar a Belén de Bajirá como territorio chocoano.

Jhon Jairo Roldán, el que se amplió más en su disertación, le cuestionó a Nieto que en toda su intervención no mencionó ni una sola vez a los otros corregimientos que le pertenecían a Turbo y ahora son del Chocó: Macondo, Nuevo Oriente y Blanquicet, que se cedieron sin ninguna consideración hacia sus habitantes y hacia Antioquia.

Hizo, además, una recopilación de las cuatro ponencias de los congresistas que participaron en la sesión del 14 de diciembre de 2016 y que terminó con una propocisión sustitutiva que, para él, generó el enredo.

“Esto no es un enfrentamiento entre departamentos. El Instituto nos metió en una discusión de sinónimos y semántica cuando la verdadera intención de los senadores y representantes de la Comisión Territorial fue devolver el informe por mal hecho”, manifestó.

Y añadió: “Las comisiones creyeron que devolviéndolo se iba a volver a hacer y, esta vez, teniendo en cuenta aspectos de la tradición, que no se tuvieron en cuenta en el primer informe”.

Por su parte, Santiago Valencia, presentó como prueba de que sí se incluyó la publicación del mapa como unos de los acuerdos para levantar el paro el acta entre los representantes del Gobierno y los líderes de Chocó, firmada por los funcionarios

“El director debe dejar de mentirle al país”, dijo Valencia.

Los chocoanos

Los representantes Bernando Flores, Nilton Córdoba y Luis Evelis Andrade fueron los que presentaron los argumentos para defender al director del IGAC y su decisión.

Flores, el primero en tomar la palabra, aseguró: “Jamas por el paro del Chocó se publicó el mapa. Los antioqueños han dicho verdades a medias. El índice de necesidades básicas insatisfechas en Belén de Bajirá supera el 83%, tampoco es que Antioquia haya hecho inversiones en el territorio”.

Y añadió: “Los chocoanos no tenían garantías en esas comisiones territoriales, eran mayoría antioqueños. Desde 1909, Chocó ha perdido más de 27.000 metros cuadrados con Antioquia, y lo que es de ellos es la inspección de Bajirá, que está muy distante de Belén de Bajirá”.

Córdoba, por su parte, pidió rodear la institucionalidad y afirmó que “el hecho de que Antioquia haya hecho unas inversiones no le da el derecho de decir que la jurisdicción les pertenece”.

Y, curiosamente, recordó las palabras del exdiputado Rodrigo Mesa: “Meterle plata al Chocó es como perfumar a un bollo”.

Finalmente, Andrade, con una voz más calmada, aseguró que “debe primar el respeto a la institucionalidad” y el paso a seguir “es entablar un diálogo para ver cómo se hace un plan de transición”.

Una voz por la consulta popular

En el debate también pudieron participar otros representantes que en su mayoría defendieron la posición de Antioquia.

El senador Alfredo Ramos, aseguró: “El IGAC amañó una interpretación de mapas cartográficos. Los argumentos jurídicos, cartográficos, históricos no fueron tomados en cuenta por el informe”.

Luis Horacio Gallón, manifestó, por su parte que “el director ha puesto al Congreso y a los Gobernadores a pelear”, y afirmó: “ninguna de las cuatro ponencias de las Comisiones de Ordenamiento Territorial avalaron el informe”.

Angel María Gaitán, dijo: “El propósito de antioqueños y chocoanos es velar por las 16.000 personas que están en el territorio. Las Comisiones de Ordenamiento Territorial deben definir la situación”.

Pero solo una voz pidió resolver el problema teniendo en cuenta a la gente. El representante Víctor Correa manifestó que “la tierra no es lo que debe estar en el centro del debate, es la gente, y ha sido la voz más ausente”.

“A la que se le debe preguntar a qué jurisdicción pertenece es a la gente. El territorio son las realidades que habitan esas tierras. Ese debería ser un llamado. Llevar la decisión a dónde debe ir, por competencia es del Congreso, pero la voluntad de las personas es la que debe solucionar este diferendo”

Y, puntualizó, “quien sea quien llegue, debe hacerlo para suplir las necesidades de la gente”.

Por lo pronto, el camino jurídico es el que continúa. Ya hay una acción de nulidad interpuesta ante el Consejo de Estado, una de cumplimiento ante el Tribunal Administrativo de Antioquia, y la demanda ante la Procuraduría contra el director Juan Antonio Nieto.

De acuerdo con lo expresado por Nieto, para cambiar el mapa habría que cambiar los límites expresados en la ley 13 de 1947, y tanto él como los representantes chocoanos reiteraron que esa ley no está demandada y sigue vigente… ¿Será demandarla el sendero que tome Antioquia para sostener su jurisdicción en las 100.000 hectáreas que en el mapa quedaron en Chocó?

Así las cosas, la disputa territorial por Belén de Bajirá, y ahora también por Blanquicet, Nuevo Oriente y Macondo está lejos de terminar.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO