Tragedia minera en una ciudad castigada por la guerra

Tragedia minera en una ciudad castigada por la guerra

4 de marzo del 2015

Al menos 17 trabajadores murieron en la explosión ocurrida en una mina de Donetsk, ciudad del este de Ucrania castigada por la guerra y cuya población aún está pendiente de la suerte de los otros 16 mineros que siguen bajo tierra.

“La explosión fue un accidente y no producto de un ataque de artillería”, se apresuró en tranquilizar a la población Yuliana Bedilo, portavoz del llamado Ministerio de Emergencias de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), entidad separatistas prorrusa que controla esta zona del este de Ucrania.

Los equipos de rescate del Gobierno separatista informaron de que han subido a la superficie los cadáveres de 17 mineros, mientras prosiguen la búsqueda del resto de trabajadores.

El Gobierno de la región homónima leal a Kiev, que ha instalado su capital alternativa en Mariúpol, a 110 kilómetros de Donetsk, ha confirmado por el momento sólo diez muertos.

Quince mineros fueron rescatados con heridas de diversa gravedad, seis de ellos con quemaduras de distinto grado, mientras que 192 salieron aparentemente ilesos.

El jefe del Centro de Quemados de Donetsk, Emil Fistal, informó de que uno de los mineros trasladados a su unidad “se encuentra en estado crítico, ya que sufre de hecho quemaduras en todo el cuerpo y en las vías respiratorias, ahora mismo está en coma”.

“Otros tres están graves, tienen quemaduras en el 70-80 por ciento del cuerpo y también en las vías respiratorias”, explicó el médico.

La explosión en la mina Zasiadko -una de las explotaciones hulleras más importantes de Ucrania, inaugurada en 1958, en tiempos soviéticos- se produjo a las 05.30 hora local, según el Gobierno regional leal a Kiev, que ha abierto una investigación penal sobre las circunstancias del accidente.

El líder del Sindicato Independiente de Mineros de Ucrania, Mijail Volinets, informó de que el accidente se debió a una explosión de gas metano.

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, denunció que los separatistas han impedido el acceso a la mina de 60 operarios de los servicios de rescate ucranianos y exigió a Rusia que ordene a las milicias prorrusas permitir su entrada a la zona de la tragedia.

Kiev considera que los rebeldes son marionetas de Moscú, a la que acusan de participar directamente en el conflicto, incluso con tropas regulares, y consideran que Rusia puede influir en todas las decisiones de los prorrusos.

La mina Zasiadko tiene un largo historial de accidentes: el mayor de los que se tiene conocimiento se registró el 18 de noviembre de 2007, cuando murieron 101 trabajadores.

Las minas de carbón ucranianas, en especial las explotaciones de la cuenca hullera de la región de Donetsk, figuran entre las más peligrosas del mundo, pues cada año en sus pozos se producen decenas de accidentes.

El conflicto armado entre Kiev y los rebeldes prorrusos que desgarra desde el pasado mes de abril prácticamente toda la región hullera del este de Ucrania ha dejado en una situación si cabe aún más precaria las minas de la zona.

Muchas de esas explotaciones han tenido que cerrar, mientras que otras que siguen en funcionamiento se enfrentan a serias dificultades para garantizar la seguridad de sus trabajadores, que en muchos casos trabajan a cambio de alimentos.

El alto el fuego alcanzado entre los dos bandos tras la firma de los acuerdos de Minsk el pasado 12 de febrero se cumple en general en la ciudad de Donetsk, que poco a poco empezaba a recuperar la normalidad tras meses de bombardeos. EFE